84, Charing Cross Road

Anagrama.
Barcelona (2002).
126 págs.
12 €.
Traducción: Javier Calzada.



Comprar

Poco tiempo después de finalizar la II Guerra Mundial, la norteamericana Helene Hanff (1916-1997), una desconocida autora de guiones televisivos, escribe a una librería de Londres con el fin de obtener libros clásicos de segunda mano a precio asequible. 84, Charing Cross Road está compuesto por las cartas de Helene Hanff y las respuestas de Frank Doel, uno de los dependientes de la librería londinense Marks & Co, aunque también hay cartas escritas por otros dependientes y por familiares de ellos.

Poco a poco, la correspondencia adopta un tono amistoso y personal. Consciente de la penuria de alimentos que sufren los ingleses en la posguerra, Hanff intenta paliar esas necesidades con el envío de inesperados y suculentos detalles, que son muy bien recibidos por los dependientes de la librería y sus familiares. Las cartas, que comienzan en 1949 y se extienden hasta 1969, revelan el generoso, desinteresado y también fuerte carácter de Helene, una persona que se hace querer. En estas cartas, entre otros muchos rasgos, revela sobre todo su desmedida pasión por los libros bien editados: “Los libros llegaron bien, y el de Stevenson es tan bello que hasta abochorna un poco en mis estanterías hechas con cajas de naranjas. Casi temo tocar esas páginas de tacto tan suave que semejan de pergamino y de un fuerte color crema”. Pero su interés por los libros no es el de un mero y aséptico coleccionista: detrás hay una apasionada defensa de la lectura; como escribe en una de sus cartas, “va contra mis principios comprar un libro que no he leído previamente: es como comprar un vestido sin probártelo”.

El epistolario se publicó por primera vez en 1970, y desde entonces se ha convertido en un libro muy solicitado y editado, que tiene también su versión teatral y cinematográfica. Con él, la autora consiguió el éxito que no obtuvo con ninguno de los otros libros que escribió. Este es un encendido homenaje a la cultura libresca y al placer, incluso sensible, que proporciona la lectura y posesión de un buen libro.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares