0685012

Una joven prometedora

TÍTULO ORIGINAL Promising Young Woman

PRODUCCIÓN Reino Unido - 2020

DURACIÓN 113 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Sexo

ESTRENO16/04/2021

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La joven prometedora es Cassey, una joven que cursó con éxito los primeros años de Medicina. Ahora tiene 30 años, está soltera, vive con sus padres, maltrabaja en una cafetería y pasa la noche alcoholizada ligando con desconocidos. La película arranca cuando uno de estos desconocidos intenta abusar de ella aprovechando su embriaguez. Lo intenta; pero se encuentra con una mujer que vivió un terrible suceso y tiene un plan para vengarse.

Sorprendente debut de la británica Emerald Fennell –hasta ahora más conocida por su faceta de actriz– que ha convertido esta relectura de la venganza femenina en la película más original, rotunda y perturbadora de 2021. Con una estética juguetona y kitsch, un montaje impetuoso, una expresiva banda sonora y un tono que vacila entre la comedia y el terror más morboso, Fennell aborda cuestiones de gran calado. No solo el abuso sexual y sus heridas, que es el gran tema, sino sobre todo la hipersexualización –y cómo esta corrompe las relaciones entre hombres y mujeres–, el poder perverso del rebaño y la posibilidad –o no– de la redención.

En este sentido, es interesante que las dos únicas puertas de salida que da esta película negrérrima (una puerta se cierra en falso y otra no) son el amor y el perdón. Un perdón que se otorga únicamente después de una escena que chirría un poco por artificiosa pero que tiene un mensaje muy potente: los actos tienen consecuencias y cuando las consecuencias son graves, hay que responder con gravedad, que es lo opuesto al disimulo, la excusa o echar la culpa al otro… o a la otra.

Carey Mulligan borda una interpretación complejísima. Su personaje no es que tenga esquinas, es una pura arista. La película es incómoda desde los primeros segundos hasta su impactante final. La radiografía social que muestra es demoledora. Pero nunca se solucionó una enfermedad grave pegando tiritas. Un bisturí protagoniza la penúltima escena. Y por ahí van los tiros. Aspira a cinco Oscar.