Shakespeare enamorado

Guión: Marc Norman y Tom Stoppard.
Intérpretes:
Gwyneth Paltrow, Joseph Fiennes, Colin Firth, Geoffrey Rush, Judi Dench, Tom Wilkinson, Ben Affleck.
123 min.
Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Es una buena idea para un guión la de imaginar al joven William Shakespeare en el momento de escribir a sus 30 años Romeo y Julieta –urgido por sus acreedores, por el dueño del teatro y por su propio enamoramiento–. Viola (Gwyneth Paltrow), loca por el teatro, se presenta a Will (Joseph Fiennes), disfrazada de chico, para el papel de Romeo (las mujeres no podían subir al escenario: el papel de Julieta lo hará un jovencito). Will se siente atraído por “Romeo” y le sigue hasta su lujosa casa, donde descubre que es una chica, Viola. Guardan ambos el secreto, y también el de sus frecuentes encuentros pasionales.

La película ha sido este año toda una apoteosis de los óscares. Dicen que el vestuario, que entre los ricos y aristócratas es un deslumbre, ha sido rigurosamente confeccionado según los cánones del XVI, y los teatros e interiores; y así debe de ser. Música romántica para esta idea y con una pareja ideal para un relato romántico…

Pero el relato no es romántico: porque no hay sentimientos tiernos, sino continuas y desatadas escenas de cama; no es generoso, sino egoísta: Shakespeare tiene a su mujer en Stratford, y Viola se va a casar por frío interés con un aristócrata; no es soñador el relato: los dos tienen los pies bien puestos en el suelo: la rica Viola, su futura posición social, y Will, el éxito de taquilla de su obra y el dinero.

Así que es más cierta la otra parte del anuncio publicitario: personajes del siglo XX en un ambiente –vestidos y decorados– del XVI. Personajes modernos, quizá representativos de una cierta realidad social, pero sin duda no arquetípicos, no modélicos, para una supuesta historia de amor romántico.