Mi padre

TÍTULO ORIGINAL Mon père, il m’a sauvé la vie

PRODUCCIÓN Francia - 2000

DURACIÓN 115 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

ESTRENO31/01/2003

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al ya octogenario novelista francés José Giovanni se deben los argumentos y guiones de algunas de las mejores películas francesas del género denominado polar, de temática carcelaria y policiaca: La evasión, de Jacques Becker; A todo riesgo, de Claude Sautet. En 1966, Giovanni debutó como director de cine con la adaptación de su novela La ley del superviviente. Y, desde entonces, ha dirigido una docena de buenas películas, como Último domicilio conocido, Dos hombres en la ciudad o Entre lobos. En Mi padre adapta su novela Il avait dans le coeur des jardins introuvables.

Joe, jugador profesional de póker, es el sufrido patriarca de una familia de origen corso que vive en el París de la postguerra. Casado con una mujer de débil personalidad, este hombre callado y sencillo sufre lo indecible cuando sus dos hijos mayores se introducen en una banda de mafiosos corsos. Ambos se ven involucrados en un asesinato múltiple. El hijo mayor es abatido por la policía durante la huida, y el menor, Manu, es detenido y condenado a muerte, a pesar de que él no fue autor material de ninguno de los asesinatos. Joe inicia entonces una heroica lucha contrarreloj para salvar a su hijo. Su desesperado coraje de padre le llevará a agotar todos los recursos y a humillarse hasta límites increíbles.

José Giovanni expone la trama principal y los cortantes flash-back con un frío realismo, aparentemente distante. Sin embargo, esta sobriedad se demuestra emocionalmente muy eficaz para ir desvelando sutilmente y sin sensiblerías la grandeza interior de ese padre capaz de todos los sacrificios y desdenes para salvar a su hijo. En este punto, brilla con luz propia la soberbia interpretación de Bruno Cremer. Los demás actores se benefician también de la profundidad de sus personajes, como se aprecia sobre todo en la preciosa amistad entre Manu y su carcelero, en las antípodas de una visión maniquea y cínica de las relaciones humanas.

 

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.