Loud Krazy Love

Loud Krazy Love

TÍTULO ORIGINAL Loud Krazy Love

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2018

DURACIÓN 87 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

ESTRENO24/04/2020

GUIONISTAS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Brian Welch, conocido como Head, fue un rockero, fundador, vocalista y guitarrista de uno de los más famosos grupos de heavy metal de todos los tiempos: Korn. Brian nació en California en 1970, en una familia convencional. Pero en el instituto se juntó con una pandilla de amigos con los que empezó a hacer música, una música que canalizaba su rabia e inconformismo adolescente. Así nacería Korn, que llegó a ser diez veces número uno en el top ten del Billboard 200, un ranking musical estadounidense muy influyente.

Luego vino lo previsible: las drogas, el alcohol y el sexo convirtieron a Brian en un hombre vacío, abatido y moralmente arruinado. Pero ocurrió algo que pondría en marcha un largo y penoso –muy largo y muy penoso– camino de reconstrucción humana: el nacimiento de su hija Jennea, en 1998.

Trey Hill y Scott Mayo debutan en la dirección con este documental sobre Brian Welch, que trata de reflejar el proceso humano vivido por padre e hija en su descenso a los infiernos y en su lento camino de redención. En el centro está la singular experiencia de conversión del músico a la fe cristiana, concretamente en la Iglesia evangélica. El documental alterna declaraciones actuales –de 2018– de Brian y Jennea, así como de los padres de él y de los compañeros de la banda, con muchas imágenes de archivo: conciertos, fiestas familiares, ensayos y fiestas “menos” familiares. Durante hora y media vamos recomponiendo el puzle de una vida atravesada por el dolor por el mal causado y por el deseo de una respuesta satisfactoria que diera sentido a todo lo vivido.

El documental, que se estrena online, busca una cierta personalidad estética, conseguida unas veces más y otras menos, pero acierta a transmitir, de forma impresionista, lo que pretende, dejándonos incluso algunos momentos sinceramente emotivos o transparentes de autenticidad. Las lágrimas de Jennea no son de cocodrilo. Una película que al menos deja un mensaje claro: la fe puede con todo.

 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares