Las cenizas de Ángela

Angela's Ashes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Alan Parker. Guión: Laura Jones y Alan Parker. Intérpretes: Robert Carlyle, Emily Watson, Michael Legge, Ciaran Owens, Joe Breen, 145 min. Adultos.

A mi modo de ver, a Alan Parker (El expreso de medianoche, Arde Mississippi, The Commitments) le acompaña una excesiva fama de valioso o importante. Nunca me lo pareció. No cabía esperar algo con demasiada finura de Las cenizas de Ángela, adaptación de la homónima novela autobiográfica de Frank McCourt.

Años 30-40. Una familia paupérrima en Limerick (Irlanda). El padre alcohólico y sin trabajo. Lluvia y barro, humedades en una vivienda peor que una pocilga. Una madre pasmada en medio de la miseria y suciedad. Los niños, hambrientos, mueren… No hay palpitación humana, vibración de vida; todo es esquematismo frío, determinismo de títeres. Los buenos actores Emily Watson y Robert Carlyle no lo parecen, sino marionetas. Caricatura simplista del nacionalismo irlandés, caricatura ignorante de un modo de vivir el catolicismo, sin duda con posturas extremadas, pero que -años 30 y 40- merecería hoy una consideración más profunda y una valoración positiva de otros aspectos.

Parker se autorretrata en su miserabilista cuadro de inhumanidad, frialdad, crudeza y rencor. Un cuadro abstracto, solo de tintas negras, en el que falta amor. Denota una gran ignorancia e injusticia en sus tópicos juicios negativos; al modo de su falsa ambientación: cuando aparecen los ricos todo es luz, color, limpieza, calidez…; cuando aparecen los pobres siempre llueve, hay barro, visten harapos grises y van sucios. Cuando se liberan de los siempre opresores ricos, lo hacen a través del vengativo robo, de la orgía sexual. Y uno triunfa, y se pone un abrigo chillón sobre sus harapos. ¡Oscar al mejor tópico en lengua inglesa!

Pedro Antonio Urbina