La Reina Margot

TÍTULO ORIGINAL La Reine Margot

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Patrice Chéreau.Intérpretes: Isabelle Adjani, Daniel Auteuil, Vincent Pérez, Virna Lisi.

Esta superproducción viene precedida de una gran propaganda, que da a conocer su desmesurado coste, la calidad del equipo técnico y la de sus actores. Se presenta, tras el festival de Cannes de 1994, acompañada de premios y candidaturas a galardones de otros festivales. Probablemente, tanta expectación no defraude, bien al contrario.

Finales del XVI: Francia está encarnizadamente dividido entre católicos y protestantes; Catalina de Médicis consigue de su hijo el rey Carlos IX que autorice la matanza de protestantes que hará famosa la noche de San Bartolomé, al tiempo y con ocasión de la boda de su hija, Margarita de Valois, con el protestante Enrique de Navarra. Otros personajes históricos y literarios invaden la escena con su afán de poder, sus odios, crímenes, lujurias, egoísmos, miedos, celos… en una enmarañada y asfixiante trama urgente que no deja lugar siquiera a una brizna de humanidad.

No ha querido la guionista, Danièle Thompson, ni el director, Patrice Chéreau, hacer un fiel relato histórico, sino tomar pie de hechos y personas reales y recrear un mundo interior, adaptando las obras de Dumas, Dreville, H. Mann y Marlowe. Se subraya y condensa una psicología, unas pasiones, con trazos certeros y rápidos, colores precisos y fuertes, que dan la impresión de verdad, de resumido juicio, no de una época, sino de la maldad del hombre de todo tiempo.

Conocer la historia y su compleja trama ayuda a alcanzar mejor esa visión; pero en todo caso es contundente y rotunda la presencia de una humanidad en conflicto: gracias al color que, especialmente en los vestidos, adquiere categoría de lenguaje; gracias a la claridad de la música; a los diálogos, perfectos y expresivos; al trazo y perfil de cada uno de los personajes, por breve que sea su cometido; los brillantes planos de rostros, de cuerpos, sobre una opresora oscuridad. De alguna manera, todo adquiere la genial simplicidad del teatro clásico, de la tragedia griega, del relato bíblico, y su hondura.

La reina Margot queda como una obra redonda, cerrada, bien ensamblada. Con su vertiginoso ritmo de imágenes, su movido colorismo pictórico, no escatima brutalidad sexual, irracional violencia, espasmódicos altos de aberraciones y sangre, junto a tiempos blancos, de silencio, de serena belleza.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares