La ganadora

Directora y guionista: Jane Anderson. Intérpretes: Julianne Moore, Woody Harrelson, Laura Dern, Ellary Porterfield, Simon Reynolds. 99 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el año 2001, con el título de The Prize Winner of Defiance, Ohio: How My Mother Raised 10 Kids on 25 Words or Less, se publicaba la biografía de Evelyn Ryan, una norteamericana nacida en 1913 que sacó adelante una numerosa familia ayudándose fundamentalmente de los premios que ganó en los famosos concursos televisivos de los años cincuenta. Terry Ryan, sexto hijo de Evelyn y autor del libro, cuenta cómo su madre afrontó las duras circunstancias de su matrimonio -su marido era alcohólico- con optimismo, un gran cariño a sus hijos, una honda y sencilla religiosidad y un innato talento para la escritura.

Jane Anderson ha sido la encargada de adaptar y llevar a la pantalla la biografía de Ryan. Anderson tiene en su haber un par de correctos guiones de comedias románticas –Te puede pasar a ti y Donde reside el amor– y una irregular colección de películas dramáticas para TV. En este caso, Jane Anderson no ha terminado de encontrar el tono de la película, que se ha quedado en un proyecto atractivo -por el personaje- pero fallido.

La cinta arranca rápido y plantea inmediatamente el conflicto, con la propia protagonista hablando a cámara: diez hijos, un marido desmoralizado, ni un dólar… y una madre coraje que, a base de rimas, consigue planchas, carros de comida o botas de agua. En cinco minutos sabemos casi todo, y a partir de ese momento, la historia es una sucesión de episodios que igual podrían ir al principio que al final. Los personajes apenas evolucionan, y como falta desarrollo -las motivaciones, los problemas, las crisis se explican de un brochazo- acaban convirtiéndose en modelos de cartón piedra. Ni siquiera la innegable capacidad de Julianne Moore y el esfuerzo de Woody Harrelson consiguen hacer creíble una historia que, para colmo, es cierta.

Se dice que hay libros que llevan a la película. También ocurre al revés, y este es el caso: una película modesta que anima a descubrir lo que parece una sugerente biografía.

Ana Sánchez de la Nieta
ACEPRENSA

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares