Daredevil

Director y guionista: Mark Steven Johnson. Intérpretes: Ben Affleck, Jennifer Garner, Michael Clake Duncan, Colin Farrell, Jon Favreau. 107 min. Jóvenes-adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En los últimos tiempos, muchos héroes de cómic de la Marvel -como Spider-Man o X-Men– están pasando a la gran pantalla con bastante fortuna. Ahora llega Daredevil, que fue creado en 1964 y representa a un héroe más humano y complejo que sus prodigiosos compañeros de editorial. Se trata de un justiciero minúsvalido, un abogado ciego -como la justicia- que durante el día lucha en los tribunales y dedica la noche a enmendar los atropellos que las leyes y los leguleyos cometen sobre la justicia.

La película de Mark Steven Johnson (El inolvidable Simon Birch) es más seria, más gótica que Spider-Man o X-Men. Tiene una estética cercana al Batman de Tim Burton, y presenta a un personaje complejo, vulnerable y con tendencia a la violencia y a tomarse la justicia por su mano. Luego se ve atormentado por escrúpulos de conciencia y se confiesa con un sacerdote católico amigo suyo, en una mezcla de religiosidad y superstición. Ni siquiera su breve romance es sereno.

Daredevil es un buen entretenimiento para adictos al cómic. Los fans de “el hombre sin miedo” pueden disfrutar viendo a su ídolo encarnado con bastante dignidad, o pueden enfadarse ante la falta de humor y bonhomía que tenía el tebeo, al menos en sus primeras series. En todo caso, Johnson ha cometido dos errores: ha introducido demasiada acción y no toda es del mismo nivel; y la música es excesivamente estridente e introduce a un héroe de los 60 en la corriente cañera del 2000.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares