Tradición y cambio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contrapunto

Es equívoco pensar que la Iglesia anglicana está haciendo tabla rasa de sus tradiciones. En algunos casos, su apego a las prácticas del pasado es más firme que entre los católicos. Por ejemplo, en la Iglesia católica, desde el Concilio Vaticano II, un párroco no tiene su cargo en propiedad, sino que puede ser trasladado a otro puesto por razones pastorales. En la Iglesia anglicana, una propuesta de este tipo acaba de ser descartada, después de una consulta a las diócesis, “por falta de un consenso claro sobre el cambio”. Por lo visto, cambiar una norma jurídica humana es más díficil que aceptar el sacerdocio femenino y romper así una tradición bimilenaria basada en el comportamiento de Jesucristo y de los Apóstoles.

Los que reprochan a Juan Pablo II que no cambie la doctrina de la Iglesia al respecto, en el fondo lo que le critican es que no se comporte como un autócrata. En sus manos está hacer el cambio, dicen; mientras que Juan Pablo II responde que él está vinculado por lo que ha sido la práctica y el magisterio de la Iglesia durante veinte siglos. Y es que el Papa tampoco tiene la doctrina de la Iglesia en propiedad.

Ignacio Aréchaga

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares