“La acusación de antisemitismo hecha a Pío XII me parece absurda”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La película Gottes mächtige Dienerin (“La poderosa servidora de Dios”), que produce la cadena de televisión ARD, mostrará a Pío XII, primero como nuncio en Alemania, y luego como Papa, a través de los ojos de sor Pascalina Lehnert, su colaboradora durante 40 años. El director, Marcus O. Rosenmüller, ha tenido que documentarse muy bien sobre aquel periodo en que Pacelli vio el ascenso del nazismo, la II Guerra Mundial y el exterminio de judíos. Concluye que las acusaciones contra el Papa por su “silencio” durante el Holocausto se basan en falsos anacronismos.

¿Qué rasgo característico subraya especialmente en Pío XII el filme?

— Los debates con su propia conciencia, que algunos han denominado su “silencio”. El Papa se encontraba en una situación histórica tremendamente difícil y tuvo que sopesar los diferentes argumentos para obrar correctamente. Nuestro filme intenta traducir sus reflexiones en un diálogo. Por ejemplo, cuando el obispo de Utrecht, el 26 de julio de 1942, protestó contra las deportaciones de judíos, los nazis extendieron estas también a los judíos bautizados. Esto hizo que Pío XII dudara de que la protesta pública fuera lo correcto y quemó un discurso que ya tenía escrito. En la película, Pascalina ve cómo el Papa echa el documento, página a página, al fogón en la cocina.

Pero, a pesar de la usual dramatización, concede importancia a la historicidad de lo que narra el film.

— Nos hemos esforzado por no añadir nada. Eso, sin embargo, no es óbice para tomarnos algunas libertades, por ejemplo introduciendo figuras ficticias como Mons. Wilson, quien aparece como antagonista de Pascalina, porque está en contra de que una mujer se encuentre tan cercana al Papa. Tales resistencias existieron… solo que no podíamos achacarlas a una determinada figura histórica.

Antes, usted se refería a Mit brennender Sorge. ¿Cómo se representa en el film la génesis de esta importante encíclica, la única cuyo original es alemán y no latín?

— El film muestra cómo el cardenal Faulhaber de Múnich comienza a escribirla, y el cardenal secretario de Estado Pacelli hace la versión definitiva. En un close-up se verá cómo Pacelli cambia el título propuesto por el cardenal Faulhaber “Mit großer Sorge” (con gran preocupación) por “Mit brennender Sorge” (con preocupación ardiente). Además, el film trata las reacciones de los nazis después de la encíclica: por ejemplo, mostramos la confiscación de las imprentas donde se reprodujo. Y también se oirá un discurso de Hitler, en el que este -con gran agresividad- exige a la Iglesia que se limite a sus tareas meramente pastorales.

El Pío XII de Gottes mächtige Dienerin, ¿es más bien “Hitler’s Pope” (John Cornwell) o de lo contrario “El Papa que se opuso a Hitler” (Michael Hesemann)?

— No tiene nada que ver con la imagen que da de Pío XII una cierta literatura anglosajona, o también Rolf Hochhuth. La acusación de antisemitismo hecha a Pacelli me parece asimismo absolutamente absurda; esto es mera provocación. Nosotros presentamos a un Papa que se opuso intelectualmente al nacionalsocialismo, y al que debido a ciertos hechos -como las deportaciones en los Países Bajos- no le fue fácil saber cuál era la decisión correcta. Como además era diplomático hasta los tuétanos, es posible que esa diplomacia le dificultara algo la acción. Pero también nos esforzamos por tener en cuenta el tiempo en el que vivió. Exigir del Vaticano y en particular de Eugenio Pacelli que tendrían que haber visto todo desde el principio con claridad diáfana, es un anacronismo. El fenómeno “Hitler” es también el fenómeno de su subestimación: durante mucho tiempo, los políticos ingleses y franceses subestimaron la dimensión del nazismo. Cuando Hochhuth afirma que todo el mundo estaba en contra de Hitler y solo Pío XII hizo oídos sordos a los que buscaban ayuda, está diciendo algo sencillamente falso.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares