“En caso de accidente, avise a un sacerdote varón”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde que fue ordenada la primera sacerdotisa anglicana, en marzo de 1994, en Inglaterra ha habido diversas reacciones (ver servicios 32/94, 84/95, 30/96). Las principales han sido las numerosas conversiones de sacerdotes y laicos anglicanos a la Iglesia católica. Esto ha obligado a buscar soluciones prácticas para satisfacer las necesidades de los feligreses.

Así, con tan sólo una hora de diferencia, los feligreses anglicanos y católicos se suceden en la iglesia de St. Matthew, al Este de Londres, para asistir a sus respectivas celebraciones eucarísticas. La división de horarios se acordó a raíz de la recepción en la Iglesia católica de 119 de los 154 feligreses de St. Matthew y de la ordenación católica de un sacerdote y un diácono de la citada parroquia.

Cuenta The Sunday Telegraph (9-VI-96) que se ha introducido otra práctica en la Iglesia de Inglaterra. Algunos anglicanos, contrarios al sacerdocio femenino, han manifestado por escrito el deseo de que su funeral lo celebre un sacerdote varón. Otros, que no desean que una mujer les administre los últimos sacramentos, llevan tarjetas como las de visitas donde se puede leer: “En caso de accidente o emergencia que precise la asistencia de un sacerdote, por favor, avise a un sacerdote varón”. Anne Williams, vicepresidenta de Forward in Faith, un conglomerado de grupos contrarios a la ordenación femenina, afirma que mucha gente lleva estas tarjetas especialmente en hospitales, donde es frecuente que las capellanías estén dirigidas por sacerdotisas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares