El Jubileo de la Misericordia, en manos de la Virgen de Guadalupe

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Guadalajara (México). Si el encuentro de amor, la misericordia, es el sello de este pontificado, entonces se podría decir que el viaje de Francisco a México se comenzó a “planear” en 1531, en el cerro del Tepeyac. En el diálogo entre la Virgen y Juan Diego, la Virgen declara primero lo esencial: “Juanito, Juan Dieguito […] hijo mío”. El indio responde de forma similar: “Mi Señora, Reina, Muchachita mía”. Todo lo demás nace de esta fuente: el mensaje, el envío

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares