Dos concepciones enfrentadas de la libertad religiosa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La declaración universal de derechos humanos de 1948 fue firmada por países muy diversos, gobernados en aquellos momentos por personas de ideologías distintas e, incluso, antagónicas. Jacques Maritain, uno de los redactores de ese gran documento, no ocultaba su optimismo práctico: “Estamos de acuerdo sobre esos derechos con tal de que no se nos pida fundamentarlos” (El hombre y el Estado, Buenos Aires 1969, 94). Pero, con el paso de los años, la cuestión dista de ser pacífica y aparece

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares