Niza: el terror, otra vez con firma conocida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 27s.

Primero fue la sede parisina de Charlie Hebdo. Después, la sala Bataclán, también en la “Ciudad Luz”. Ahora ha sido Niza, y sobre el pavimento ha quedado una multitud de civiles que se habían reunido en la costa para disfrutar de los fuegos artificiales por la fiesta de la liberté, l’égalité et la fraternité.

Francia está en la mira. Los islamistas saben que jamás podrán concretar un disparatado “califato” en esta parte del mundo, pero también que algo logran si pueden causar dolor, y eso les compensa. Tienen los medios a la mano: si se ha estrechado la vigilancia sobre el trasiego de armas de fuego o explosivos, no se ha puesto restricción alguna a, por ejemplo, los camiones de carga. Es bastante difícil, si no imposible, tener bajo control todo lo que el terror puede convertir en un instrumento de muerte.

El fanatismo golpea y se buscan respuestas, que pueden ser las guerras que no necesitábamos, o la integración deficiente de inmigrantes que trajeron otras visiones del mundo en su equipaje, y que creyeron que la libertad y la democracia servían para replicar los mismos esquemas de injusticia que mantienen a sus sociedades en la postración. La principal, quizás, sea el egoísmo, el muy alimentado egoísmo que, sin reparar en fronteras culturales, hace creer al terrorista que el supremo bien radica en infligir el mayor daño posible a los demás. El mal trastocado en “bien”, una confusión, además, muy de nuestros tiempos.

La temática de terrorismo islamista y sus contextos ha sido abordada por Aceprensa en varios artículos recientes. Tras los trágicos sucesos de Niza, proponemos un repaso a varios de ellos:

La amenaza yihadista pone a Francia en estado de guerra
La debilidad ideológica de Occidente, incapaz de ofrecer a los musulmanes que rechazan la violencia unos ideales compatibles con sus creencias religiosas, es el punto débil en la lucha contra el yihadismo.

La amenaza terrorista de matriz islámica
Con la aparición del Estado Islámico y su dominio de parte de Iraq y Siria, el extremismo adopta un proyecto geopolítico más amplio en el escenario de Oriente Medio. Sin embargo, gracias al acuerdo nuclear con Irán, Occidente puede encontrar un aliado estratégico en la región.

El terror yihadista y la crisis interna del islam
Distintos expertos defienden que el terrorismo yihadista refleja convulsiones en el interior del islam y que la solución ha de venir de los propios musulmanes.

Europa intenta promover un islam moderado
Varios países han puesto en marcha programas para evitar la radicalización, pero las diferencias dentro del islam y un laicismo hipersensible ponen trabas a estos esfuerzos.

El terrorismo yihadista de segunda generación
Los atentados en Bruselas despiertan la inquietud sobre la radicalización de jóvenes musulmanes en territorio europeo.