Los africanos prefieren la democracia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 55s.

Hoy día proliferan los sondeos de opinión en Europa y Norteamérica sobre casi cualquier tema; pero pocas veces se consulta a los africanos. La organización Afrobarometer Network (www.afrobarometer.org) lo ha hecho, y resulta que si el continente es excepcional por muchos motivos, en gran parte lamentables, sus gentes tienen aspiraciones parecidas a las de los occidentales. Prefieren la democracia, rechazan la violencia y no les gustan los golpes de Estado. Pero también es verdad que en esas cuestiones hay una minoría disidente significativa.

La encuesta se ha hecho con 21.000 entrevistas en quince países africanos (Botsuana, Cabo Verde, Ghana, Kenia, Lesotho, Malawi, Malí, Mozambique, Namibia, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia). Esta es la segunda edición del Afrobarómetro; la primera, publicada en 2002, se refería a doce países.

Ahora el 87% de los encuestados (69% en 2002) consideran que la democracia es en toda circunstancia preferible a cualquier otro régimen. Pero hay un 22% de escépticos que no están seguros de que en la práctica tener democracia o no tenerla suponga alguna diferencia para la gente corriente. De todas formas, el 77% rechazan los golpes de Estado militares, el 76% las dictaduras personales y el 67% los regímenes de partido único; en el Afrobarómetro anterior los porcentajes eran un poco más altos: 82%, 80% y 69%.

Para tres cuartas partes de los encuestados, la violencia política nunca está justificada, aunque se emplee como medio para un fin legítimo. Las excepciones, con más del 25% que excusan la violencia en algunos casos, son Uganda y tres países donde gobiernan antiguos movimientos de liberación: Cabo Verde, Mozambique y Namibia.

El sondeo pregunta también cuestiones de política económica y encuentra alguna paradoja. El 59% piensa que el gobierno debe planificar la producción y distribución de todos los bienes y servicios, a la vez que el 69% está a favor de que cada cual decida por su cuenta qué producir, vender y comprar.

En general, hay pocas diferencias entre las dos ediciones del Afrobarómetro. Una, muy marcada, refleja el desencanto de los nigerianos con su democracia, estrenada en 1999 tras 16 años de dictadura militar. El índice de satisfacción con el estado de su régimen democrático ha bajado del 84% al 35%.