República Dominicana: Extraños en casa propia

El racismo y el odio al inmigrante –al inmigrante pobre– pareciera únicamente asunto de unos cuantos exaltados que, aquí en Europa o en los estados sureños de EE.UU., piden que se deporte sin más a los que llegan. Pero en el Caribe, más exactamente en la República Dominicana, también se da el fenómeno, y de tal manera que perjudica incluso a ciudadanos… dominicanos. El pequeño país hispanoamericano comparte la isla de La Española con una nación radicalmente más pobre: Haití,

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares