Jochen Hägele
Audiard entra en la lista corta de grandes “westerns” contemporáneos con una película de muy bella factura, dura pero honesta.
El duelo dialéctico entre un general alemán que ha recibido la orden de destruir París y el cónsul sueco, que trata de detenerlo.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.