Dwight Yoakam
Clint Eastwood celebra sus cincuenta años como director con otro western crepuscular, en el que vuelca todas sus esencias.
Comedia de humor autoparódico sobre unos hermanos que planean un robo a fin de librarse para siempre de su permanente mala suerte.
Brad y Kate son una pareja feliz, no están casados y tienen miedo al matrimonio. Para celebrar la Navidad ellos huyen de la familia y se van cada año a un lugar exótico. Película floja con un planteamiento clásico y navideño, un mensaje positivo, y un guión sin sustancia.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.