Nuno Lobo
Los jueces sentencian que la eutanasia en sí no es inconstitucional, pero anula la ley porque los requisitos que establece son vagos.
El presidente portugués pide que se revise la ley aprobada por el Parlamento, por considerar que no define bien los requisitos para morir y el procedimiento para comprobarlos.
El Parlamento decide despenalizarla, contra la postura de médicos y enfermeras. Los movimientos provida piden un referéndum.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.