C. Juárez

18.May.2021
Por la subida de costos y los problemas logísticos, las grandes marcas europeas empiezan a repatriar la producción de ropa que habían llevado a Asia, donde se han perdido ya miles de empleos.