Antonio R. Rubio
EE.UU. abandona Afganistán para centrarse en lo que más le preocupa: contener a China y a Rusia.
Para Applebaum, es necesario contrarrestar los últimos ataques a la democracia liberal con más participación y debate
La historiadora Carrère d’Encausse estudia la relación franco-rusa en los últimos tres siglos, y defiende la identidad europea de Rusia.
En su centenario, el Partido Comunista Chino refuerza su monopolio del poder bajo la dirección de Xi Jinping.
Cuando se cumplen cinco años del referéndum del Brexit, un analista británico examina la historia reciente para explicar cómo se llegó a eso.
En la crisis de Ceuta, Marruecos ha demostrado que tiene bazas poderosas porque EE.UU. lo apoya, y España y la UE lo necesitan.
Turquía ha emprendido un camino de distanciamiento con Occidente, pero su activismo en su región ha sembrado desconfianza y le ha ganado enemistades.
Las primeras fricciones de la Administración Biden con China plantean la cuestión de si las dos superpotencias están abocadas a la confrontación o a la cooperación.
Dos nuevos ensayos exploran la naturaleza emotivista y polarizadora de los movimientos populistas, así como su larga historia.
Hernández reflexiona sobre la transformación de la escena internacional tras la Guerra Fría, y apunta vías para recuperar la cohesión social.
Con Occidente sin salir en defensa de Armenia, rusos y turcos han tenido manos libres en el Cáucaso.
Los pactos de Bahréin y los Emiratos con Israel son síntoma del cambio geopolítico en la región: para los países árabes, Palestina no es decisiva, y ahora su mayor enemigo es Irán.
Bielorrusia tiene una fuerte dependencia de Rusia, y la suerte de Lukashenko está en buena parte en manos de Putin.
La conversión de Santa Sofía en mezquita es una decisión política, asociada a la religión, con repercusiones dentro y fuera de Turquía.
La OTAN, creada para un mundo que ya no existe, se replantea su sentido. El secretario general Stoltenberg le ve como el único contrapeso posible al poder tecnológico, económico y militar de China.
Aunque la pandemia ha puesto en claro las deficiencias de la globalización, intensificar la cooperación internacional es clave para salir de la crisis.
El eje geopolítico se está trasladando a Asia, como muestra la iniciativa “Belt and Road” de China.
La UE no es el super Estado en ciernes que creen ver nacionalistas y populistas, ni las grietas y tensiones actuales, como las del pasado, bastan para destruirla.
Un ensayo que explica de un modo ameno la relevancia política, económica y cultural de los factores geográficos.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.