Se extiende la resistencia a los matrimonios entre homosexuales en Estados Unidos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 23s.

Massachusetts puede convertirse en breve en el primer Estado que aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo. En noviembre, el Tribunal Supremo de Massachusetts dictó una sentencia en la que expresaba que no hay nada en la Constitución del Estado que impida el matrimonio entre homosexuales, y dio un plazo al Parlamento estatal -que termina el 17 de mayo- para aprobar una ley que lo permita (ver servicio 164/03). Esta decisión ha provocado un debate en todo el país y la puesta en marcha de iniciativas, en casi todos los casos para prohibir el matrimonio entre homosexuales.

Stateline.org -una organización sin ánimo de lucro que se dedica a publicar información sobre tendencias sociales- asegura que más de 30 Estados han dado pasos este año para mantener la actual definición de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

La solución más contundente es la enmienda en la Constitución del Estado. Las Constituciones de Alaska, Hawai, Nebraska y Nevada ya contienen enmiendas en este sentido. Pero, según Stateline.org, 24 Estados debaten ahora sus propuestas de enmienda; 6 (Arkansas, Massachusetts, Michigan, Montana, Ohio y Oregon) han empezado a recoger firmas para que los ciudadanos decidan sobre las enmiendas en las elecciones de noviembre; y 5 (Georgia, Kentucky, Mississippi, Oklahoma y Utah) ya han aprobado que se voten.

Otras posibilidades son aprobar leyes que prohíban el matrimonio entre homosexuales, fortalecer las prohibiciones existentes o prohibir la equiparación de derechos entre el matrimonio y las uniones homosexuales. Ohio, Utah y Virginia han aprobado leyes de este tipo; y otros 7 Estados -Louisiana, New Hampshire, New Jersey, Nueva York, Oklahoma, Carolina del Sur y Tennessee- las mantienen en vigor.

Por último, Alabama y Virginia han adoptado resoluciones no vinculantes para exigir al Congreso que apruebe una enmienda federal que prohíba el matrimonio entre homosexuales. Y otros 12 Estados tienen pendientes de aprobar resoluciones similares.

El caso de Massachusetts ha apresurado la actividad legislativa. Hasta ese momento, la mayoría de los Estados -39- se conformaban con leyes que definen el matrimonio como la “unión entre un hombre y una mujer” según la Ley federal de Defensa del Matrimonio (LDM), aprobada en 1996 (ver servicios 153/96 y 91/03). Maryland, New Hampshire y Wyoming también tenían leyes que excluían el matrimonio homosexual, pero son anteriores a la LDM.

Las parejas homosexuales solo tienen cierta equiparación con los derechos de los matrimonios en California, Hawai, New Jersey y Vermont. Sin embargo, aparte de Massachusetts, los Estados de California y Rhode Island han aprobado leyes este año que podrían permitir el matrimonio entre homosexuales en el futuro.

Con excepción de Washington, donde la idea de una enmienda constitucional está en segundo plano a causa de los problemas en Irak y la campaña presidencial, el debate sobre los matrimonios entre homosexuales está presente en el debate político en la mayoría de los Estados. Y las alianzas rebasan los límites de los partidos, ya que republicanos y demócratas se encuentran en ambos bandos, enfrentados a republicanos y demócratas…

Muchos preferirían no solucionar el asunto como en el caso del aborto, en el que una decisión del Tribunal Supremo quitó todas las barreras legales establecidas por los representantes políticos de los ciudadanos (cfr. servicio 41/04). Sin embargo, el presidente Bush no descarta la solución federal a través de una enmienda constitucional. La población no lo vería con malos ojos: el 59% de los electores, según las últimas encuestas (The Wall Street Journal, 5-V-2004), está en contra de legalizar los matrimonios entre homosexuales; aunque el 51% está a favor de que las parejas homosexuales reciban algún tipo de tratamiento legal y fiscal semejante a los matrimonios. La gente se ha echado a la calle para pedir enmiendas. De ahí que los candidatos presidenciales cuenten ya con que la postura hacia el matrimonio entre personas del mismo sexo será uno de los factores determinantes en las próximas elecciones.