Por qué los hombres ganan más

Entre comillas
En EE.UU., como en otros países, los hombres ganan más que las mujeres. Pero, ¿las diferencias salariales indican solo discriminación o se deben también a las decisiones laborales de las mujeres?, se pregunta Carrie Lukas en un artículo publicado el 3 de abril en Independent Women’s Forum (www.iwf.org/articles).

Carrie Lukas es vicepresidenta de dicho Foro y autora de “The Politically Incorrect Guide to Women, Sex, and Feminism”. En su artículo alude a un proyecto de ley (Paycheck Fairness Act) propuesto en EE.UU. por Hillary Clinton, que para cerrar la brecha salarial entre los sexos, daría más poder al gobierno para hacer realidad el “a igual trabajo, igual salario”.

El dato de que las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar ganado por los hombres es la estadística más citada y, según Lucas, la peor utilizada. “El Departamento de Trabajo publica regularmente datos comparativos de los salarios medios de las mujeres y de los hombres que trabajan a tiempo completo, de los que resulta que las mujeres ganan las tres cuartas partes que los hombres. Pero esta estadística dice poco sobre la remuneración femenina y la influencia de la discriminación. No tiene en cuenta ninguno de los factores importantes que afectan al salario: puesto, experiencia, antigüedad, educación y horas trabajadas”.

“De hecho, yo soy la causa de esa brecha salarial”, dice Carrie Lukas: “yo y centenares de miles de mujeres como yo. Tengo una buena educación y he trabajado a tiempo completo durante diez años. Sin embargo, a lo largo de mi carrera, mi prioridad no ha sido hacer dinero sino otras cosas. Escogí trabajar en el sector no lucrativo porque me sentía más realizada en él. Elegí una especialidad y un empleador que me parecieron más deseables para compatibilizar mi trabajo y mi vida de familia. Cuando tuve a mi hija, pedí un permiso laboral y después opté por quedarme en casa y trabajar a distancia. No estoy ganando tanto como podría, pero lo compenso gozando del mejor arreglo laboral que podría tener”.

Lukas advierte que esto es bastante habitual en las mujeres. “Los estudios han demostrado que las mujeres tienden a dar prioridad a la flexibilidad y a la realización personal en el trabajo más que los hombres, que se fijan más en el salario. Las mujeres tienden a evitar las trabajos que exigen viajar o cambiar de residencia, toman más permisos y pasan menos horas en la oficina que los hombres. Y los hombres se ocupan desproporcionadamente más de los trabajos más sucios, peligrosos y menos atractivos”.

Cuando se tienen en cuenta estas diferencias, la brecha salarial entre hombres y mujeres disminuye. Lukas cita las conclusiones del libro “Por qué los hombres ganan más”, en el que Warren Farrell -que fue un directivo de la National Organization for Women- identifica más de tres docenas de profesiones en las que las mujeres ganan más que los hombres (incluidas ingeniería aeroespacial, radioterapia, logopedia, “management” en ingeniería). Con estos datos, Farrell quiere alentar e informar a las mujeres.

“La discriminación tiene ciertamente un papel en algunos empleos -reconoce Lukas-, pero las verdaderas raíces de la brecha salarial son las decisiones individuales. Cuando las mujeres se dan cuenta de que lo que determina sus salarios no es una discriminación sistemática sino sus propias opciones, pueden tomar decisiones mejor informadas. Muchas mujeres no quieren emprender la carrera por conseguir la retribución más elevada, que a menudo exige viajar más, pasar más horas en el trabajo, u ocupar empleos menos interesantes y más incómodos; pero sería mejor que no se considerasen unas víctimas”.

Lukas piensa que un mayor intervencionismo del gobierno para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres puede ser contraproducente, sobre todo para la conciliación de trabajo y familia, porque obligaría a los empleadores a adoptar fórmulas más rígidas. “Probablemente serían más escasas las estructuras flexibles de trabajo como la que yo disfruto. ¿Por qué habrían de ofrecer las empresas a sus empleados una variedad de situaciones laborales y de tipos de remuneración si al hacerlo se exponen a una demanda?”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares