Organizaciones pro-familia financian la oposición al “matrimonio gay” en Canadá

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 9s.

El gobierno de Canadá remitió el 1 de febrero al Parlamento un proyecto de ley para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo. La iniciativa llega después de que el Tribunal Supremo haya declarado que la regulación de este tipo de matrimonios no es inconstitucional (ver Aceprensa 9/05). El proyecto de ley prevé modificar la definición legal del matrimonio para ampliarlo a las uniones homosexuales, pero no regula la adopción por parejas del mismo sexo.

Los oponentes a esta medida -entre los que figuran diputados del partido en el gobierno- piden tiempo para madurar la decisión en un debate nacional. Ralph Klein, primer ministro de la provincia de Alberta, propuso a los defensores del matrimonio heterosexual que escribieran cartas mostrando su disconformidad con el proyecto. Además, les animó a pedir un plebiscito nacional sobre esta cuestión.

Durante las últimas semanas, solventes organizaciones norteamericanas a favor de la familia se han sumado a la oposición del matrimonio gay en Canadá. Desde Estados Unidos, colaboran con los defensores del matrimonio heterosexual enviando dinero e ideas para nuevas campañas en contra del proyecto del gobierno. Patrick Korten, de Knights of Columbus, explica que la defensa del matrimonio y de la familia son asuntos demasiado importantes como para reparar en fronteras. Por eso, afirma, los miembros de esta organización católica están de acuerdo en financiar las campañas que se realicen en Canadá. Hasta ahora se han hecho cargo de la tirada de 2 millones de copias de un folleto que enseña de manera práctica a los ciudadanos la forma de hacer llegar sus quejas a los miembros del Parlamento.

Otra de las organizaciones pro-familia que está financiando campañas en contra de la aprobación del matrimonio entre homosexuales en Canadá es Focus on the Family. Desde que comenzó su actividad en 1977, esta organización californiana se ha convertido en un auténtico “lobby” de alcance internacional. Además de pronunciarse en asuntos relacionados con la política del gobierno, publican revistas y realizan programas de radio que se emiten en más de 8.300 emisoras repartidas por 164 países del mundo.

Según informa el diario canadiense “National Post” (7-01-2005), entre el año 2000 y 2003, Focus on the Family canalizó 1,6 millones de dólares para su filial en Canadá. En 2004, la organización llevó a cabo una campaña en distintos periódicos nacionales en la que se resaltaban los valores del matrimonio heterosexual. Asimismo, invirtió 800.000 dólares en publicidad a favor de la familia. Por su parte, Focus on the Familiy Canada ha colgado en su página web (www.fotf.ca) un plan de acción para influir de manera inmediata en la opinión pública canadiense. Se trata de una guía (“Marriage Action Kit”) con distintos recursos para oponerse al proyecto de ley del gobierno. Ahí se contienen, por ejemplo, desde modelos de cartas dirigidas a los diputados hasta indicaciones prácticas para enfocar una carta al director de un periódico sobre esta cuestión.

Recuperar el terreno perdido

También en EE.UU. continúa el contraataque político en defensa del matrimonio. El 7 de febrero, el Senado de Virginia aprobó por 30 votos a 10 una resolución en la que se pide la elaboración de una enmienda constitucional para expresar que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. Al día siguiente, la cámara baja aprobó también con una holgada mayoría (78 votos a favor y 18 en contra) una resolución con idéntico contenido.

Aunque el estado de Virginia ya prohíbe el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, con esta enmienda a su Constitución pretende fortalecer la definición legal del matrimonio y evitar que los jueces puedan anular la prohibición, como ocurrió en Massachusetts (ver Aceprensa 66/04). Para que llegue a formar parte de la Constitución, la propuesta debe ser aprobada de nuevo durante la próxima legislatura. También debe someterse a referéndum en noviembre de 2006.

En declaraciones recogidas en “Washington Post” (8-01-2005), el senador Ken Cuccinelli comenta que nadie se puede extrañar de la amplia aceptación que ha tenido la propuesta de enmienda. En su opinión, se trata de una lógica reacción a las campañas de los movimientos gay “que llevan atacando el matrimonio y la familia desde hace 40 años”. “Si empiezas una guerra e invades un país, tienes que esperar un contraataque. Lo único que estamos haciendo es recuperar el terreno perdido”, concluye.

Tras las elecciones presidenciales de noviembre de 2004 (ver Aceprensa 142/04), ya son 17 los estados que han aprobado las correspondientes enmiendas constitucionales en este asunto. Además de la enmienda constitucional, hay otras vías para fortalecer la definición de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer -como la ley de Defensa del Matrimonio, de 1996, aprobada hasta ahora por 39 estados-.

Juan Meseguer Velasco