Los niños necesitan jugar al aire libre

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 45s.

El tiempo que pasan los niños jugando fuera de casa y en contacto con la naturaleza se ha reducido mucho. Y eso no es bueno, advierten distintos educadores que cita en Le Monde la periodista Moina Fauchier-Delavigne.

Según una encuesta del Institut de Veille Sanitaire, 4 de cada 10 niños franceses de 3 a 10 años no juegan nunca fuera de casa durante la semana. En Estados Unidos, un estudio del Manhattan College estima que el 71% de las madres actuales jugaban habitualmente al aire libre cuando eran pequeñas, pero solo el 26% de sus hijos hacen eso.

Distintos factores tienden a encerrar en casa a los niños hoy día: la vida urbana, el atractivo de los entretenimientos electrónicos, el miedo a que sufran accidentes.

Pero los niños sedentarios fácilmente tienen sobrepeso y otros problemas. Psicólogos como Béatrice Millêtre dicen que en los pequeños se ven cada vez más casos de estrés o depresión, y la miopía se ha hecho más frecuente por el mayor uso de pantallas y la menor exposición a la luz natural.

Precisamente ahora que se recomienda reducir el tiempo que dedican los niños a las pantallas, fomentar su contacto con la naturaleza es una buena opción, dice la periodista. No hay que tener tanto miedo a los peligros: caídas, golpes, heridas, picaduras… Si a un niño se le sustrae a ellos, no se ejercita en el manejo del riesgo, que le permite probar sus capacidades, acostumbrarse a caer y volver a levantarse, adquirir confianza en sí mismo.

Dice el autor canadiense Scott Sampson en su libro How to Raise a Wild Child que, cuando un niño juega al aire libre, la naturaleza le ofrece distintos retos, ocasión de tomar decisiones y superar dificultades. Y mientras que el ocio casero suele ser solitario, la actividad en el exterior facilita que los niños jueguen con otros, y así contribuye también al desarrollo de aptitudes sociales.

Para saber más: Con el recreo no se juega

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares