“La maternidad hace a las mujeres más capaces”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 48s.

Katherine Ellison trabajó como periodista muchos años antes de embarcarse en la aventura de la maternidad, de la que ha salido encantada y con un libro, La inteligencia maternal, que afirma que la maternidad hace más capaz a la mujer. Antes, su trabajo había merecido diversos premios, entre ellos el Pulitzer. Ahora es escritora asistente para la Universidad de Stanford y columnista mensual para la revista de la Ecological Society of America.
— En su libro La inteligencia maternal, afirma que la maternidad hace a las mujeres “más inteligentes” (smarter). ¿Cómo se expresa este crecimiento?

— En mi libro, me fijo en cinco interpretaciones diferentes de “inteligente”, empezando por la perspicacia, la habilidad para combatir el estrés, la motivación, la eficiencia y la inteligencia emocional. Todas son realmente importantes para que una persona sea capaz de sobrevivir y prosperar, y todas, de alguna manera, aumentan con la maternidad. En cada capítulo describo estudios científicos, fundamentalmente en animales, que tienen cerebros semejantes al nuestro, pero también muchos en humanos, que muestran cómo a través de la influencia de hormonas, experiencias de estimulación, y prácticas repetitivas, las madres mejoran su inteligencia.

Un problema es que muchas madres, al menos al principio, me dicen que no creen realmente que sean más listas tras la maternidad, y eso es parte del problema. Muchas están simplemente luchando contra la falta de sueño, que es de verdad un gran problema para tener la mente despejada, y no se dan cuenta de que una vez que se recuperan, se pueden encontrar con mejores capacidades. O no son conscientes de lo mucho que están aprendiendo, algo que puede que sólo comprendan más tarde en su vida. Espero que mi libro les ayude.

— Parece que la postura feminista que veía la maternidad como un obstáculo para la realización de la mujer está disminuyendo. ¿Es cierto este cambio?

— En los años 70, los dos grupos de mujeres, las madres y las que no lo son, eran a veces hostiles entre sí. Creo que el feminismo moderno está intentando solucionar ese error y ayudar a las mujeres que se dedican a sus hijos, ¡porque necesitamos un montón de ayuda de la sociedad!

— Muchas mujeres desean tener hijos, pero el hecho es que eso supone una rémora para su carrera profesional, tal como lo ven muchos empresarios. ¿Cómo resolvemos el problema?

— Yo tengo una gran esperanza -y veo algún indicio de que ya está ocurriendo- en que la gente se dé cuenta de lo importante que son la familia y las relaciones; las madres y los padres presionarán a los empresarios para lograr empleos más flexibles, y los empresarios se darán cuenta de que para conservar a los mejores empleados, tendrán que ofrecer más flexibilidad. Muchos empresarios ya lo están haciendo, al menos en Estados Unidos, con trabajos a tiempo parcial, permisos de paternidad, etc.

— Hay quien afirma que las mujeres que tienen educación universitaria y no trabajan fuera de casa defraudan a la sociedad. ¿Qué piensa de ello?

— Se podría decir también que las mujeres que tienen una educación superior e ignoran a sus hijos están haciendo daño a la sociedad.

Agustín Alonso-Gutiérrez
ACEPRENSA