Eslovaquia: el matrimonio seguirá siendo entre hombre y mujer

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 10s.

Más del 90% de los participantes en un referéndum celebrado en Eslovaquia el sábado 7 de febrero respaldaron lo que ya declaró el Parlamento el pasado junio: que el matrimonio solo puede ser entre hombre y mujer. El referéndum no tiene validez, pues la participación fue del 21,4% y la Constitución eslovaca exige un mínimo del 50%.

El pasado junio, el Parlamento eslovaco aprobó por amplia mayoría una enmienda a la Constitución por la que el matrimonio se define como “un vínculo único entre un hombre y una mujer”. La reforma salió adelante gracias al acuerdo de las fuerzas políticas de izquierda y de derecha: votaron a favor 102 diputados, de los 128 presentes en la votación (cfr. Aceprensa, 6-06-2014).

El referéndum del sábado, promovido por la organización Alianza por la Familia y solicitado por 400.000 firmas, tenía por finalidad reforzar el apoyo a esa enmienda. Más de cuatro millones de votantes eran llamados a responder a tres preguntas: ¿Está de acuerdo en que el matrimonio solo puede celebrarse entre un hombre y una mujer? ¿Está de acuerdo que no se debe permitir adoptar a las parejas del mismo sexo? ¿Está de acuerdo en que las escuelas no deben exigir a los niños que reciban formación en educación sexual y eutanasia, si ellos o sus padres se oponen?

En los tres casos, el sí ganó por más del 90%: la primera pregunta recibió el voto favorable del 94,5%; la segunda y tercera, del 92,4% y 90,3% respectivamente, según la Oficina de Estadística de la República de Eslovaquia.

Dado que la participación no ha llegado al mínimo del 50%, el referéndum queda sin efecto. Esto ha llevado a muchos medios periodísticos a hablar del “fracaso” de los convocantes, que no habrían conseguido recabar el apoyo social que esperaban. Pero también cabe otra lectura: la gran mayoría de la población no se ha interesado en cambiar la prohibición actual a las bodas gais.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha reiterado en diversas sentencias (ver Aceprensa 29-06-2010 y 22-07-2014, entre otros ejemplos) que el Convenio Europeo de Derechos Humanos no obliga a los Estados firmantes a reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Frente a los países europeos que han legalizado las bodas gais, Eslovaquia se alinea con otros del centro de Europa (Polonia, Eslovenia, Croacia, Hungría, Letonia, Lituania, Bulgaria…) que han decidido que sus constituciones u otras leyes definan expresamente el matrimonio como unión de hombre y mujer.