En marcha por la vida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

(Actualizado el 8-03-2010)

El 7 de marzo, una manifestación popular en el centro de Madrid y concentraciones en toda España salieron en defensa de los niños por nacer y sus madres al poco tiempo de haberse aprobado una nueva ley que autoriza el aborto sin causa hasta la 14ª semana (cfr. Aceprensa, 26-02-2010). La movilización mostró además la dimensión internacional del movimiento pro vida, al igual que otras organizadas en distintas ciudades europeas.

La Marcha por la Vida, convocada por Derecho a Vivir y otras asociaciones, contó también con la participación o las adhesiones de más de 30 entidades de distintos países, sobre todo europeos y americanos. Aunque la última reforma del aborto haya estimulado la convocatoria, el primer motivo es la celebración anual, en el mes de marzo, del Día del Niño por Nacer. Ya el año pasado esta conmemoración movilizó a gran número de personas en España, y seis meses después tuvo lugar en Madrid una multitudinaria manifestación bajo el lema “Cada vida importa”, cuando comenzaba el trámite de la nueva ley (cfr. Aceprensa, 19-10-2009).

Más de 6.000 personas, informa Marta Roque desde Lisboa, se concentraron en la plaza Marqués de Pombal y recorrieron la avenida de la Libertad hasta la plaza de los Restauradores. Ciudadanos de todas las edades y clases sociales, de distintos tendencias políticas y credos religiosos, mostraron su determinación reclamaron el derecho del pueblo a pronunciarse sobre el reconocimiento del matrimonio en las leyes.

A la mitad del trayecto, algunos activistas del movimiento gay intentaron perturbar la manifestación, alegando que iba contra sus derechos. La jurista Isilda Pegado, portavoz de la Plataforma, aclaró que “la manifestación no es contra nadie, sino pretende defender el modelo de familia basado en el matrimonio entre hombre y mujer”.

En la plaza de los Restauradores se desarrolló la Fiesta de la Familia, con actuaciones musicales y discurso de los líderes ciudadanos que han promovido la solicitud de un referéndum sobre el matrimonio homosexual. Isilda Pegado, que es también presidenta de la Federación Portuguesa por la Vida, recordó los límites de las intervenciones políticas sobre el matrimonio: “El Estado no es el dueño de la familia ni de la vida de los hombres y mujeres que se casan, tienen hijos y los educan, trabajan , aman y se atraen, buscan su felicidad y la de los demás”.

La contestación al matrimonio entre personas del mismo sexo y la demanda de un referéndum sobre la cuestión no empezó con la manifestación del 20 de febrero ni concluye con ella. Ahora la ley ha llegado al presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, que en breve decidirá si la promulga o la veta.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares