EE.UU.: La disputa por el “matrimonio gay” se acerca al Tribunal Supremo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 29s.

(Actualizado el 23-02-2012)

La cuestión del “matrimonio gay”, objeto de decisiones legislativas y judiciales contrarias en distintos estados norteamericanos, tiene ahora posibilidades de llegar al Tribunal Supremo de la nación y así quedar definida para todo el país. Ha abierto la puerta un tribunal federal de apelaciones al anular la enmienda a la Constitución de California por la que se afirmó expresamente que allí solo se reconoce como matrimonio la unión entre un hombre y una mujer.

La sentencia dice que ese precepto es contrario a la Constitución de Estados Unidos porque no respeta la igualdad de derechos de los demandantes, que son dos parejas homosexuales. O sea, corrobora el fallo dictado por un juez federal de distrito en agosto de 2010.

El interés del caso radica en ser el primero en que se ha suscitado una cuestión de constitucionalidad que traspasa el ámbito estatal. Ahora los partidarios de la enmienda californiana, aprobada por referéndum en 2008, tienen dos opciones. Pueden solicitar que el caso sea revisado por una comisión (panel) más amplia de magistrados del mismo tribunal de apelaciones (la reciente sentencia fue dictada por una comisión de tres jueces). O pueden recurrir directamente al Tribunal Supremo de Estados Unidos, que es la última instancia y, por tanto, sus decisiones son inapelables.

[Añadido el 23-02-2012:]
El 21 de febrero, los defensores de la enmienda presentaron un recurso ante el tribunal federal de apelaciones.

El Supremo puede admitir el recurso o no, pero es más probable que lo haga, y el subsiguiente fallo tendrá repercusiones nacionales. Pues, a diferencia de los tribunales federales inferiores, el Supremo sienta jurisprudencia para todo el país.

En el campo gay, no todos están conformes con que el asunto salga del ámbito estatal, pues temen que la actual mayoría del Tribunal Supremo falle en contra del matrimonio homosexual. Si así ocurriera, por intentar ganar un estado tan simbólico como California, perderían el terreno conquistado en otros. Aunque la mayoría de los estados –en virtud de leyes ordinarias o enmiendas constitucionales– no admiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, seis y el Distrito de Columbia lo han reconocido. El último en hacerlo, concretamente en julio pasado, fue Nueva York (cfr. Aceprensa, 3-07-2011).

El estado de Washington puede sumarse pronto a la lista. El pasado 1 de febrero, el Senado aprobó un proyecto que anularía la prohibición del matrimonio homosexual, vigente en virtud de una ley estatal de 1998. Tras el voto favorable de la cámara baja, otorgado el día 8, falta solo la firma de la gobernadora, que está de acuerdo con la medida. Los contrarios, por su parte, intentarán reunir las firmas necesarias para someter a referéndum en las elecciones de noviembre próximo una propuesta de derogarla.

[Añadido el 23-02-2012:]
La gobernadora firmó la ley el 13 de febrero, y a las pocas horas una organización civil registró una propuesta para revocarla mediante referéndum en las elecciones de noviembre. Los promotores tienen que conseguir 120.000 firmas antes del 7 de julio, fecha prevista para que la ley entre en vigor; si las consiguen, la ley quedará en suspenso hasta que los electores decidan si la anulan o no.
El 16 de febrero, un segundo grupo contrario al “matrimonio gay” registró otra iniciativa popular para definir el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Esta proposición también se sometería a referéndum y, si se aprobara, tendría en la práctica el mismo efecto que la otra. Hay algunas diferencias: esta no detendría la entrada en vigor de la ley, necesita el doble de firmas y hay un mes más de plazo para conseguirlas.

Cronología
La historia del “matrimonio gay” en California, con diversas vicisitudes en el parlamento, las urnas y los tribunales, se entenderá mejor si se lee un artículo de Martin Barillas sobre el sistema judicial estadounidense: EE.UU.: Baile de sentencias con repercusiones políticas (8-11-2010).

También ayudará recordar los principales episodios de esta historia, relatados en Aceprensa:

2000 Se aprueba en referéndum, por mayoría del 61%, la Proposición 22, una iniciativa popular por la que la ley civil de California solo reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer (cfr. Aceprensa, 15-03-2000).

2005 El Parlamento californiano aprueba una ley que anula la reforma adoptada por referéndum, pero el gobernador del estado la veta (cfr. Aceprensa, 14-09-2005).

2006 Un recurso contra la Proposición 22 es rechazado por un tribunal estatal de apelaciones (cfr. Aceprensa, 11-10-2006).

2008 El recurso llega al Tribunal Supremo de California, que en mayo anula la Proposición 22 por considerarla contraria a la Constitución del estado (cfr. Aceprensa, 16-05-2008). Se prepara una nueva iniciativa, la Proposición 8, para introducir en la Constitución californiana el reconocimiento exclusivo del matrimonio entre un hombre y una mujer. En noviembre siguiente, la reforma es aprobada en referéndum, por mayoría del 52%, de modo que la sentencia del Supremo estatal queda sin efecto (cfr. Aceprensa, 5-11-2008).

2010 Un juez federal de distrito falla a favor de un recurso contra la Proposición 8.

2012 Una comisión del Tribunal Federal de Apelaciones del 9.º Circuito confirma la sentencia anterior. Los defensores de la Proposición 8 recurren al pleno del mismo tribunal.