Doce mil alcaldes franceses defienden “el matrimonio republicano”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m.

Doce mil alcaldes franceses han firmado una declaración en la que manifiestan su propósito de “defender el matrimonio republicano” y su oposición a refrendar las uniones de homosexuales. Entre las fórmulas jurídicas propuestas en la Asamblea francesa para legalizar las parejas de hecho figura el Contrato de Unión Social (CUS), que prevé conceder a las parejas homosexuales la mayoría de los derechos que supone el matrimonio. El gobierno no ha expresado su postura definitiva y considera también otras fórmulas (cfr. servicio 44/98), pero deberá tener en cuenta la oposición de estos alcaldes que rechazan de plano equiparar las uniones homosexuales al matrimonio.

Hasta el momento se habían oído sobre todo las voces de los partidarios del proyecto. Pero ahora doce mil alcaldes han firmado un texto en que se declaran “preocupados por preservar la familia como elemento natural y fundamental de toda sociedad”. En la declaración “se oponen a que se establezca el contrato de unión social para las personas del mismo sexo y a implicar al alcalde en tanto que funcionario del registro civil en la celebración de un contrato de este género”.

Fue Michel Pinton, alcalde de Felletin dans la Creuse y ex consejero de Giscard d’Estaing, quien envió una carta y una declaración a 36.000 alcaldes con la intención de “defender el matrimonio republicano”. El propio Pinton está sorprendido de la amplia respuesta obtenida en pocas semanas. En una carta que envió a Le Monde (16-IV-98), explica que consideraba su gestión tan sólo como una “botella arrojada al mar” por “un puñado de alcaldes que comparten la misma fidelidad a la República”. La carta les pedía tomar postura “para que los poderes públicos abandonen el proyecto”.

Aunque ya han respondido la mitad de los alcaldes -muchos de zonas rurales-, la influyente Asociación de Alcaldes de Francia no ha suscrito la demanda. Entre los firmantes los hay de distintas opciones políticas, pero sus declaraciones son igual de contundentes. Un alcalde socialista indica que se “declarará enfermo antes que celebrar esa unión contra naturam”. Otro, de la Unión por la Democracia Francesa (UDF), recuerda que “es responsabilidad del Estado estimular y valorar la familia y el matrimonio”, sin poner al mismo nivel “formas jurídicas nuevas que confunden elección personal e interés colectivo”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares