Viejos tópicos pedagógicos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Contrapunto

Las solicitudes de ingreso en los 84 colleges femeninos de Estados Unidos han subido un 14% desde 1991, hasta alcanzar el máximo de los últimos veinte años. El total de alumnas es de 98.000, 15.500 más que en 1981. Los expertos dan varias explicaciones de este aumento. Una es la preocupación por el acoso sexual a las universitarias. Otra, que cada vez más mujeres creen que no se ha alcanzado la igualdad con los hombres en los centros mixtos.

También influye, dicen, que Hillary Rodham Clinton, que se ha convertido en un modelo de mujer moderna estudió en un college femenino. Es decir, en una institución que, cuando ella frecuentaba sus aulas, era tenida por anticuada; en un régimen educativo que se suponía instrumento para inculcar en las mujeres los roles femeninos tradicionales y la sumisión al patriarcado. Sólo falta que nos enteremos de que Hillary, de niña, jugaba con muñecas.

Rafael Serrano

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares