Menores refugiados, los nuevos alumnos de las escuelas europeas

publicado
DURACIÓN LECTURA: 8min.
Ser refugiado de guerra no es solo acabar desarraigado de la propia casa, del barrio, de los amigos y los familiares. En el caso de los más jóvenes, es además ser arrancado del pupitre, de los libros de texto, de los profesores, y quedar a la deriva en cuanto a educación. Al niño y al joven refugiado les hace falta el pan, sí, pero también conectar cuanto antes con el ambiente formativo, so pena de que el daño sea peor. De la gravedad de este fenómeno en Siria hablan unos pronósticos de Save the Children sobre el futuro que espera al país, epic ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.