Las universidades alemanas reducen los requisitos para acceder a las cátedras

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un nuevo tipo de cátedra universitaria reducirá en diez años la edad media de los nuevos catedráticos en las universidades alemanas. El Ministerio de Educación y Ciencia ha aprobado para este curso académico las primeras “cátedras junior”, cuyos titulares no precisan de la habilitación, un trabajo de investigación que se realiza después del doctorado y que otorga la calificación profesional necesaria para ser catedrático.

Hasta la fecha, la edad media de acceso a la cátedra de los nuevos profesores es de 40 años, algo considerado excesivo. Sin embargo, se prevé que con las nuevas cátedras junior se reduzca a 30 años la edad de entrada.

Este curso, el Ministerio encabezado por la socialdemócrata Edelgard Bulmahn ha subvencionado con ocho millones de marcos alemanes (unos cuatro millones de euros) las primeras cátedras de este tipo en la Universidad Humboldt de Berlín, así como en la Universidad de Marburg. Los fondos para ello provienen de los ingresos por la concesión de licencias de telefonía móvil de tercera generación. El gobierno federal de Berlín planea en los próximos años crear un total de 3.000 cátedras de este tipo, con una subvención de 360 millones de marcos.

El presidente de la Conferencia de Rectores Universitarios, Klaus Langfried, saludó la creación de las nuevas cátedras, propuestas por ellos mismos (ver servicio 165/98), pero señaló que el proceso de la habilitación debe continuar de manera paralela. “La cátedra junior debe ser solo una posibilidad más”, dijo Langfried, pues la experiencia demostrará qué tipo de cátedra es la más apropiada.

La introducción de las cátedras junior supone una de las primeras aplicaciones de la nueva ordenación laboral de los profesores universitarios aprobada por el gobierno y que entrará plenamente en vigor en 2002. Entre otros de sus puntos más destacados se encuentra la introducción de la remuneración variable, según criterios como el número de clases dadas y de alumnos dirigidos, las funciones y cargos ocupados dentro de la universidad o el número de publicaciones y premios.

Vicente Poveda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares