La enseñanza de la religión llega a todas las escuelas rusas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras varios años de tira y afloja, la Iglesia ortodoxa ha logrado introducir la enseñanza religiosa en todas las escuelas públicas de Rusia. Los alumnos de primaria y secundaria tendrán que elegir entre estudiar la historia de alguna de las cuatro religiones consideradas “tradicionales” por el gobierno (la ortodoxa, el budismo, el islam o el judaísmo), o bien otra más genérica llamada “Fundamentos de cultura religiosa”.

La religión volvió a las aulas rusas en 2010, pero sólo en 19 regiones. La iniciativa –un programa piloto que benefició a unas 12.000 escuelas– estuvo promovida por el Patriarca de Moscú y respaldada por el Kremlin, muy interesado en favorecer los valores tradicionales de la cultura rusa.

Cuando Dimitri Medvedev, entonces presidente ruso, comunicó oficialmente a la opinión pública el lanzamiento del programa piloto en julio de 2009 tranquilizó a quienes veían la iniciativa con recelo. “Los estudiantes y sus padres podrán elegir libremente”, aseguró.

Ahora el primer ministro Vladimir Putin se limita a ampliar para todas las escuelas del país el programa piloto de Medvedev: la opción de estudiar una de las cuatro religiones “tradicionales” rusas o bien la nueva asignatura “Fundamentos de cultura religiosa” o “Ética pública” (cfr. AsiaNews, 14-02-2012).

En cualquiera de sus versiones, la asignatura se impartirá solamente en un cuatrimestre. La Iglesia ortodoxa cree que es muy poco tiempo y está pidiendo que se extienda durante todo el curso.

Desencuentro inicial con la Iglesia ortodoxa

La idea de enseñar religión en la escuela pública recibió críticas desde el primer momento. Y es que 70 años de ateísmo oficial dejan huella. “Creo que es un error dividir a los niños en grupos según las religiones porque podría causar muchos problemas”, explica Ivar Maskurov, experto en religiones.

Una de las objeciones más serias al programa piloto fue la insuficiente preparación de los profesores de religión y el escaso nivel de los libros de texto de la asignatura, elaborados a toda prisa. Fue precisamente la impulsora de la iniciativa, la Iglesia ortodoxa, la que hizo saltar la voz de alarma al observar un distanciamiento por parte de las familias hacia el cristianismo ortodoxo cuando elegían religión tradicional (cfr. AsiaNews, 26-01-2010).

Una encuesta realizada en 2010 por el Ministerio de Educación en la región de Krasnoyarks, reflejó los siguientes datos: de los 14.464 hogares encuestados (un 58,2%), el 27% de los padres eligió para sus hijos “Fundamentos de cultura religiosa”; un 19% optó por el cristianismo ortodoxo; y un 1% islam, budismo y judaísmo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares