El número de alumnos por clase no es decisivo en los resultados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Hasta qué punto influye el tamaño de las clases en el éxito de los alumnos? Reducir el número de alumnos por clase es una de las primeras medidas que profesores y padres suelen exigir para mejorar la calidad de la enseñanza. Pero una investigación realizada en Francia por el Alto Consejo de Evaluación de la Escuela (HCEE) ha concluido que la política de reducción del número de alumnos por aula no ha sido determinante en el rendimiento escolar.

El dictamen del Consejo, del que informa Le Monde (3-III-2001), fundamenta su argumentación en una síntesis de los estudios realizados en diversos países sobre esta cuestión. De ocho estudios franceses, cinco concluyen que el número de alumnos por clase no tiene una influencia significativa en los resultados, dos están en contra de la reducción y uno a favor. De los estudios internacionales se desprende que los efectos en el rendimiento son inapreciables aunque se pase de 40 a 20 alumnos; solo empiezan a notarse efectos positivos cuando las clases pasan de 20 a 15 alumnos o de 15 a 10.

El HCEE estima que la política de reducción del tamaño de las clases solo es eficaz si se centra en el curso preparatorio de primaria (en torno a los 6 años), en las escuelas situadas en zonas desfavorecidas. Y para que los efectos positivos se noten habría que reducir el número de alumnos a menos de 20 por clase, lo que permite una atención más individualizada.

Las investigaciones indican que el tamaño de las clases es solo un factor más, y no el más determinante, en la calidad de la enseñanza. En Inglaterra, donde se publican los resultados académicos por escuela, se observa que el rendimiento puede ser alto en clases numerosas y bajo en grupos pequeños, aunque también hay ejemplos de lo contrario (cfr. servicio 165/95).

De los datos parece deducirse que los métodos de enseñanza o la calidad del profesorado son mucho más importantes que el tamaño de las clases. Si ante una clase más pequeña los profesores no modifican sus métodos educativos, no se notará ningún cambio.

Los profesores partidarios de clases más pequeñas alegan que el tamaño influye en los comportamientos, en el ambiente. Con menos alumnos se trabaja mejor y es más fácil mantener la disciplina; y, al menos, repercutirá en una mejora de las condiciones laborales y de salud del profesorado. Sin embargo, según el HCEE, ningún estudio ha demostrado los efectos de la reducción del tamaño de las clases sobre el estrés o el absentismo de los profesores.

Un menor número de alumnos por clase implica un aumento de profesores, por lo que es una política costosa. De ahí que el HCEE se pregunte si tal política es, en relación a su coste, más eficiente que otras medidas de política educativa: formación de profesores, ayuda individualizada, tutorías entre alumnos, trabajo en pequeños grupos heterogéneos…

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares