Cuando la financiación sigue al alumno

El ciudadano del Estado de bienestar quiere tener garantizados servicios de interés público como la sanidad o la educación. Pero también quiere elegir al proveedor, ya sea público o privado. En Suecia, la ley lo reconoce desde hace 25 años. Y aunque todavía Suecia tiene la imagen de modelo socialdemócrata, en realidad se ha convertido en el banco de pruebas del cheque escolar, que financia escuelas de distintas orientaciones. Los modos de hacer compatible la libertad de elegir escuela y

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares