“Construir la paz”: de la pasividad al compromiso

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Congreso Univ se celebra anualmente desde 1968. Aunque algunas de sus actividades han ido cambiando de formato, aunque ha crecido el número y la diversidad de sus participantes, el objetivo original permanece: lograr un mayor compromiso con el desarrollo de la sociedad por parte de quienes forman la Universidad. Para la edición del próximo año el tema elegido es la construcción de la paz.

Después de los atentados del 11 de septiembre la atención del mundo universitario se dirige hacia el borroso horizonte de la paz. “La paz no se mantiene, sino que se construye -dice el texto de referencia-; quien busca la paz no se propone como objetivo el mantenimiento de un escenario dado, sino su transformación”. El foro sugiere diversos modos de poner conocimientos e iniciativas al servicio de la paz. No basta trabajar por el desarrollo científico, ya que, como advertía Alejandro Navas en la conferencia de apertura del Univ en la Universidad de Navarra, “nuestro mundo permanece en una situación ambivalente: coexisten grandes logros de la civilización con guerras y conflictos por doquier. Esta mezcla de civilización y barbarie reflejaría la condición del hombre, capaz de lo mejor y de lo peor”. Es necesario que ese esfuerzo se dirija conscientemente a lograr el objetivo de la concordia: “Todo orden es arrancado con esfuerzo a la tendencia universal a la entropía. Por eso, la paz es siempre frágil y necesita ser protegida”, afirma Navas.

El peligro principal es que se estabilice la actitud de los jóvenes europeos, quienes, según el último eurobarómetro, citado por Navas en su conferencia, se ven más como espectadores que como protagonistas del futuro. Frente al conformismo solo cabe pasar a la acción. Esto es lo que propone y consigue cada año el Forouniv. La fase final del Congreso es siempre en Roma, pero hasta ese momento por todo el mundo surgen iniciativas de todo tipo: labores de voluntariado social, grupos de estudio, conferencias, sesiones de trabajo.

El último fin de semana de noviembre, por ejemplo, el Forouniv de Madrid organizó unas Jornadas de Estudio, días de reflexión sobre “las tensiones de la sociedad pluralista”, en las que un grupo de estudiantes se reunió con diversos profesores para conocer más de cerca aspectos debatidos de la vida social, como la bioética. Quizá, como reconoce Navas, no se puede hacer mucho por la solución de los conflictos mundiales, pero se puede empezar por uno mismo y por la consolidación de una cultura de la paz: dialogar más y gritar menos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares