Alemania distingue a tres “universidades de elite”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 35s.

Berlín. Las dos universidades de Múnich y la de Karlsruhe recibirán fondos adicionales del Estado alemán para convertirse en las primeras “universidades de elite” del país. El Estado rompe así con una tradición igualitaria, con el objetivo de impulsar centros de investigación que puedan competir con los más prestigiosos del mundo.

Desde ahora hasta 2011, el gobierno central y los “Länder” transferirán a cada uno de los tres centros de estudios superiores más de 100 millones de euros en total para mejorar sus proyectos de investigación y su oferta docente. Según se decidió tras el mismo concurso público, en el que se repartieron subvenciones por 1.900 millones de euros, 18 universidades recibirán también ayudas adicionales para sus escuelas de postgrado y otras 17 para sus centros de investigación.

El anterior gobierno encabezado por Gerhard Schröder decidió en 2004 aumentar las subvenciones a un número reducido de universidades, para que se conviertan en un referente a nivel internacional (ver Aceprensa 13/04). Con la iniciativa para la creación de las llamadas “universidades de elite”, la coalición de socialdemócratas y verdes pretendía elevar el nivel de la investigación en el país, reforzar la competencia entre las universidades y evitar la marcha de científicos al extranjero.

El gabinete de Schröder decidió la convocatoria de un concurso público para el reparto de las ayudas, financiadas en un 75% por el gobierno central y en un 25% por los gobiernos regionales. En dicho concurso, que concluyó ahora bajo la canciller democristiana Angela Merkel, un jurado compuesto por científicos tomó la decisión acerca de los beneficiarios de los fondos especiales tras analizar las solicitudes presentadas por 74 universidades de todo el país.

El premio principal, consistente en 21 millones de euros por universidad y año, correspondió a la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, a la Universidad Técnica de Múnich y a la Universidad de Karlsruhe, centros situados en Baviera y Baden-Württemberg respectivamente. En general, esos dos estados federados fueron los más beneficiados en el reparto de las ayudas. Baviera recibirá subvenciones para cuatro escuelas de postgrado y para cinco centros de investigación, mientras que a Baden-Württemberg correspondieron ayudas adicionales para cuatro escuelas de postgraduados y tres centros de investigación. Las ayudas para escuelas de postgraduados de carácter interdisciplinar ascenderán a un millón de euros por año, frente a los 6,5 millones de euros anuales que recibirán los ganadores de las ayudas para centros de investigación.

En la reforma del federalismo aprobada por la coalición de democristianos y socialdemócratas de Merkel se acordó dar mayor libertad a los estados federados en la política universitaria. Sin embargo, el gobierno central expresó al mismo tiempo su intención de continuar fomentando la investigación de alto nivel con programas especiales.

Una de las consecuencias más discutidas de la reforma del federalismo es que los estados federados podrán cobrar tasas académicas en las universidades, algo que estaba prohibido hasta ahora a nivel nacional. En los últimos años, algunos estados federados empezaron ya a imponer tasas por la segunda carrera realizada, pero a partir de ahora podrán hacerlo también en el caso de los primeros estudios (ver Aceprensa 72/04). Entre los primeros Länder en acordar la introducción de tasas académicas se encuentran algunos de los más grandes como Renania del Norte-Westfalia, Baviera y Hesse, todos gobernados por democristianos. Sin embargo, sobre todo los estados federados gobernados por el Partido Socialdemócrata (SPD) se muestran reacios a cobrar tasas a los alumnos.

Las universidades vienen quejándose desde hace años de la falta de fondos, por lo que la creación de tasas académicas se ve ahora como una fuente importante de ingresos adicionales. Otra de las claves para mejorar la situación económica de las universidades parece ser la cooperación con la empresa privada. En este sentido, la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, una de las premiadas en el concurso de universidades de elite, es con diferencia el centro universitario que más fondos recibe por parte del sector empresarial, con unos 40 millones de euros anuales.

Vicente Poveda