Robert Luketic

23.Abr.2008
Inspirada en un hecho real, la película empieza bien pero pronto cede a un discurso frívolo, previsible e inverosímil.