“Los medios de comunicación deben conocer profundamente las redes sociales”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Para sobrevivir en esta era de grandes cambios globales, inducidos en buena medida por la tecnología, el periodismo tiene que estar al tanto del día a día en la innovación y hacer suyas las transformaciones. Martin Baron, director de The Washington Post, lo tiene claro: más que simplemente a adaptarse a los cambios, hay que “abrazarlos”.

Durante un encuentro organizado por el foro Conversaciones con… en Madrid, el veterano periodista describió algunas de las pautas que ha debido seguir su diario para consolidar su presencia en el espectro informativo, en estos tiempos de “descolocación” del periodismo tradicional a raíz de la irrupción de Internet. Entre las iniciativas de la empresa mencionó la modificación de los horarios de publicación, de modo que coincidan con el pico de lectores; la mejor configuración de sus boletines electrónicos, y la creación de un equipo nocturno de rastreo de la actualidad noticiosa, al que releva otro, bien temprano en la mañana, que se encarga además de ver qué se cuece en las redes sociales, a las que Baron concede una importancia crucial.

“En estas redes las personas hablan entre sí –señala–. Así que los medios de comunicación deben tener un conocimiento profundo de ellas. Si quieres saber lo que preocupa a la gente, tendrás que escuchar mejor y escuchar con más frecuencia. Y si quieres escuchar, ve a donde la gente habla”.

Las transformaciones internas han surtido un efecto beneficioso. Según explicó, el tráfico en línea ya alcanza cada mes los 100 millones de visitantes, y en 2016 fue posible una remontada de los ingresos –hasta entonces, el Post era deficitario–, gracias al incremento del número de lectores suscritos.

Sobre el futuro del periodismo, Baron aventuró algunos pronósticos, como el predominio de la tecnología móvil: “Hay empresas de capital riesgo que no financiarán un producto digital a menos que sea móvil”, precisó, y añadió que los medios se verán abocados a centrarse “exclusivamente” en este tipo de soportes.

En sintonía con ello, destacó la necesidad de no quedarse atrás, sino de emplear las innovaciones para crear, con el mayor dinamismo posible, productos que despierten el interés del cliente. “Si somos unos rezagados tecnológicos, perderemos. Los medios de comunicación tendrán que contar con personal de alta tecnología”, algo que el Post, según informó en otro momento de su intervención, parece tener bastante adelantado: el diario ya cuenta con una redacción mixta, integrada por periodistas e ingenieros que trabajan en estrecha relación.

Todo esto, sin embargo, puede servir de poco si se olvida lo central: que el periodismo ha de servir para informar a la comunidad; que es un ingrediente básico de la gobernabilidad democrática, y que ha de hacerse con profesionalidad. “Para rehacernos –apuntó–, es importante recordar lo mismo de siempre: ‘Sin buenas ideas para las historias, sin informarnos bien sobre esas historias, sin escribirlas bien, no tendremos éxito’”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares