Los editores de prensa, insatisfechos con el iPad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 29s.

Aunque el pasado septiembre Apple anunció una mayor flexibilidad en sus restricciones para la selección de aplicaciones en sus dispositivos, la agresiva estrategia de Apple sigue provocando recelos en los sectores en los que triunfan sus aparatos. Si con el iPod y el iPhone sembró el desconcierto en la industria musical porque obligaba a adquirir las canciones a través de iTunes; con el iPad quienes no salen de su asombro son los editores de revistas y periódicos.

Aunque se las prometían felices, los editores norteamericanos han acabado por sentir una gran frustración en su relación con Apple por los numerosos condicionantes que la empresa tecnológica impone en su relación empresarial. The International Herald Tribune señala que “los millones de dólares que han invertido los editores con la esperanza de haber encontrado en el iPad una revolucionaria manera de leer y vender sus productos no parecen ser suficientes, por el momento, para evitar el peaje que Apple les hace pagar”.

Sin la posibilidad de suscribirse

Los editores se quejan de que el precio de la descarga de un ejemplar electrónico es en muchos casos casi el mismo que el de la versión en papel, algo que no cabe en la cabeza de muchos de los lectores conscientes de que la elaboración y distribución de una versión impresa es más cara. Algunos de ellos ya han mostrado su disconformidad a través de comentarios en la tienda online de Apple. Un lector decía recientemente que se negaba a pagar 250 dólares por una aplicación para poder leer The New Yorker y prefería mantener su suscripción en papel.

Otro escollo importante radica en las suscripciones. La mayoría de las publicaciones disponibles a través de iPad sólo pueden adquirirse por ejemplar, salvo algunas excepciones como The Economist, The Wall Street Journal o The Daily, un medio nuevo creado por News Corp´s en exclusiva para el dispositivo de Apple.

A la limitación que supone tener que vender copia a copia sus productos, se suma que Apple ha rechazado compartir cualquier dato sobre los consumidores de las aplicaciones, lo que significa que editores como Hearst, Condé Nast y Time Inc no sabrán nada acerca de las personas que adquieren sus versiones digitales.

Esta situación hace que los editores estén ansiosos por el inminente desarrollo de la competencia en el segmento de las tabletas electrónicas: Google, Blackberry, Samsung, etc…Algunos como Hearst publican Esquire y O: The Oprah Magazine, o Marie Claire en formato para iPad, pero lo hacen a través de Nook y Zinio, aplicaciones que permiten a los consumidores comprar y descargar versiones de sus revistas en una gran variedad de dispositivos incluido el de Apple, aunque con precios similares.

Algunas de las aplicaciones aprobadas por Apple también han provocado problemas con la prensa norteamericana. El pasado mes de junio The New York Times obligó a la compañía de Cupertino a retirar su aplicación Pulse Reader porque incluía por defecto su feed RSS. La aplicación tomada páginas del NYT y las incluía dentro en un marco, junto a otras. Los abogados del NYT dijeron también que esta aplicación, que se vende por 3,99 dólares, suponía comercializar una RSS que su compañía ofrece gratis.

The Daily, un caso especial

La prensa no deja de mirar con recelo también la alianza estratégica firmada por Rupert Murdoch y Apple que alumbrará un nuevo periódico digital, The Daily, creado en exclusiva para el iPad. Este medio sí que se servirá diariamente a los usuarios a través de una suscripción obligatoria por la que se les cobrará una pequeña cantidad -cerca de un dólar a la semana- de manera automática.

El proyecto es prioritario para el dueño de News Corp que se ha implicado personalmente en su desarrollo y al que se le ha visto en múltiples ocasiones en el piso 26 del edificio de Manhattan en donde están ubicadas las oficinas de este nuevo diario.