La prensa no puede vivir sin Google

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 22s.

Axel Springer, la editorial alemana que publica Bild y otros periódicos, ha echado un pulso a Google y lo ha perdido. Como muchas empresas del ramo, se queja de que sus artículos sirven para que el buscador gane dinero con publicidad en las listas de resultados, pero sin pagarle derechos de reproducción. Si ella y demás proveedores de contenidos no publicaran en la web, no habría nada que buscar y Google no tendría negocio. Claro, pero si a los que publican en Internet no se puede encontrarlos por Google, su audiencia se desploma, como Axel Springer acaba de comprobar dolorosamente en un experimento que cuenta Reuters.

Una ley alemana, aprobada el año pasado (cfr. Aceprensa, 4-02-2013), finalmente no admitió la llamada “tasa Google”: contra lo que pretendían los editores, permite a los buscadores y agregadores de noticias reproducir breves extractos de texto y gráficos ajenos sin pagar derechos. Pero los editores pueden exigir que solo se use el titular. Eso decidieron hace dos semanas con respecto a Google los editores alemanes asociados en el consorcio VG Media, al que pertenece Axel Springer.

Al cabo de ese tiempo, Axel Springer ha sacado bandera blanca. Las visitas a sus periódicos llegadas de Google News bajaron un 80%, y la audiencia total, un 40%. Al anunciar el 5 de noviembre que ponía fin al experimento, el consejero delegado de la editorial, Mathias Döpfner, explicó que la influencia de Google sobre la audiencia en Internet es demasiado grande para resistirla. En fin, dijo, si su compañía hubiera continuado prohibiendo los extractos, “se habría expulsado del mercado ella sola”.

El resultado de este pulso indica que los medios no pueden prescindir de Google ni imponerle sus condiciones. Pero pueden llegar a acuerdos con Google, como hicieron los editores belgas y los franceses. Hasta ahora, Axel Springer ha optado por denunciar el predominio de Google. En abril pasado, Döpfner publicó en el Frankfurter Allgemaine Zeitung (que no es de su propiedad) una réplica al consejero delegado de Google, Eric Schmidt, que unos días antes, en el mismo diario, había dicho que los medios no debían temer a Google. Döpfner alegaba que Google es una especie de monopolio, realmente temible, y un Gran Hermano que sabe demasiado de nosotros.

La “tasa Google” se aprobó el 30 de octubre en España. Una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual obliga a los agregadores de noticias, como Google News –pero no a los buscadores, como el Google original–, a compensar a los titulares de contenidos por reproducir “fragmentos no significativos” de textos informativos, de opinión o de entretenimiento, aparecidos en publicaciones periódicas. La definición de las reproducciones sujetas a la tasa probablemente provocará discusiones. La reforma entrará en vigor a principios de 2015.