La prensa busca fórmulas para cobrar en Internet

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ante la drástica caída de la publicidad por la crisis y el arraigo de la cultura de la gratuidad en Internet, los editores de prensa ensayan otros caminos para obtener ingresos: uno es algo tan viejo como volver a cobrar por la información; otros son nuevos pero difuminan la frontera entre la redacción y la publicidad.

Rupert Murdoch es de los que abominan de la gratuidad y ha anunciado su intención de cobrar por el acceso a la versión digital de los periódicos que forman parte de News Corporation a partir de 2010. La página web del Sunday Times será la prueba de fuego a partir de septiembre, cuando habrá que empezar a pagar por acceder a ella.

La decisión fue anunciada al revelar el pasado 7 de agosto que News Corp. había tenido una elevadas pérdidas de 3.400 millones de dólares en el ejercicio cerrado el pasado junio.

Para invertir la tendencia, el conglomerado va a centrarse en sus medios más prestigiosos y rentables y a prescindir de los más deficitarios. A esto responden el anunciado cierre del diario gratuito thelondonpaper, la venta del semanario estadounidense Weekly Standard y los despidos en la plataforma por satélite asiática, StarTV.

Thelondonpaper tiene una difusión de 500.000 ejemplares, pero con la falta de publicidad ha perdido 12,9 millones de libras en el último ejercicio. La caída de la publicidad y la pérdida de lectores han afectado duramente a los periódicos británicos propiedad de Murdoch (The Times, The Sunday Times, The Sun y News of the World), que hasta ahora tiraban de los ingresos del grupo.

En cambio, sigue marchando bien el otro florón del grupo, el diario estadounidense The Wall Street Journal, que siempre ha cobrado por parte de sus contenidos on line. La suscripción combinada al WSJ impreso y on line cuesta 140 dólares anuales. Cuando Murdoch compró el diario en 2007 hablaba de dejarlo en libre acceso para así aumentar la audiencia y la publicidad, pero afortunadamente no lo hizo.

Los que cobran

Para que triunfe la idea de cobrar por la información en Internet sería necesario que otros medios de comunicación prestigiosos actuaran al unísono. En busca de esta acción conjunta, según informa Los Angeles Times, directivos de News Corporation han mantenido reuniones con diversos editores de periódicos para estudiar la creación de un consorcio de medios digitales con acceso de pago a las noticias. Entre los grupos contactados se encuentran The New York Times, The Washington Post, Hearst Corporation y Tribune Co.

En el New York Times la idea de poner fin a la gratuidad on line está tomando cuerpo, aunque todavía no ha anunciado una fórmula concreta en este sentido.

Algunos piensan que la gente está dispuesta a pagar si no existe una alternativa gratuita de calidad. Pero los diarios que han conseguido que los lectores paguen (como es el caso de The Wall Street Journal o Financial Times) se dirigen a una audiencia más especializada, con intereses financieros.

Desde 2002, el FT cobra por sus noticias en la web (aunque deja leer gratis hasta 10 artículos al mes), con un precio bastante alto. Una suscripción premium con acceso a todos los contenidos cuesta 299 dólares al año en EE.UU. Su audiencia de pago no es muy grande (117.000 en todo el mundo), pero suficiente para que, junto con la publicidad, el negocio sea lucrativo.

Para generar nuevos ingresos, según informa el International Herald Tribune (17-08-2009), el FT ha exigido un pago especial para tener acceso a sus contenidos en las bases de datos Factiva y LexisNexis. También ha empezado una newsletter para inversores en China (China Confidential).

El director del FT, John Ridding, es también de los que piensan que el periodismo de calidad nunca es gratis. “Ha quedado claro que la publicidad por sí sola no va a sostener un modelo de negocio on line. Hay que pagar por el periodismo de calidad”, declara al Herald Tribune. En esta línea, a partir del próximo año la web del FT incluirá una fórmula de micropagos para la compra de artículos aislados.

Modelo mixto

En Francia, varios periódicos van a probar un modelo mixto: una zona de acceso gratuito y otra de pago, reservada a los abonados, con contenidos de especial valor añadido. Este modelo es el que está vigente en Le Monde y en Les Echos.

Le Figaro ofrecerá a partir de enero una zona premium, en la que el abonado encontrará boletines especializados y un acceso privilegiado a servicios del grupo Le Figaro. Le Monde prevé enriquecer su oferta a los abonados en los próximos meses.

Libération mantendrá una zona gratuita y otra de pago, con ofertas de suscripción en dos modalidades, de 6 € y de 12 € al mes. El diario conservará la fórmula por la que los artículos no son accesibles gratuitamente, en su mayoría, hasta las 18 horas. Con la suscripción de 12 € el lector podrá ver el diario del día siguiente en forma digital.

Frontera borrosa

Si el lector on line no paga, alguien tiene que pagar por él. La publicidad ha sido siempre el otro puntal de la financiación, pero el paso de los lectores al formato digital no se ha visto acompañado de una paralela migración de la publicidad, que además es más barata que la publicidad en el medio impreso.

Por eso se empiezan a experimentar nuevas fórmulas, en las que la frontera entre noticias y publicidad queda borrosa. Algunas webs están dispuestas a vender a las empresas anunciantes “contenido patrocinado”, en el que se mencionan sus productos, se supone que positivamente. Pero la tradicional separación entre redacción y publicidad iba dirigida a salvaguardar la independencia del periodista y a garantizar al lector una información no condicionada. El coste de la gratuidad sería así la renuncia a esta garantía. “Pero los periodistas tendrán que aceptar que parte de su audiencia está, de hecho, dispuesta a hacer este trato, igual que convive con el product placement en las películas”, escribe James Poniewozik en Time (17-08-2009).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares