¿Habrá que pagar para poner un “link” en una página propia?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Internet es, como su propio nombre indica, una red. En esa red un elemento fundamental son los enlaces (links), que permiten al usuario saltar de una página a otra. Pero la explotación económica de la Red tiene otra lógica. Las páginas se conciben como un itinerario, con su propio orden, que el navegante descubre paulatinamente. Mientras tanto, la pantalla le ofrece publicidad u otras informaciones, contratadas por la página web y que son la principal fuente de ingresos.

Para los productores de contenidos esto es una ventaja: aumenta el tráfico; pero también tiene un peligro: no se controla el acceso a la información. Por eso, algunas empresas propietarias de páginas web han demandado a los sitios que ofrecen deep-links a sus contenidos. Los deep-links llevan al usuario a la página buscada directamente, sin tener que pasar por la página principal del sitio en el que se encuentra. En el caso que enfrentó en los tribunales norteamericanos a Homestore.com -sitio dedicado a ofertas inmobiliarias o relacionadas con la vivienda- contra Bargain Network, se acusaba a Bargain de que sus vínculos iban directos a los listados de fincas en venta que ofrece Homestore. Se quiere evitar que el navegante, al saltarse el orden en el cual está diseñado el sitio visitado, evite el rutinario bombardeo de publicidad y ofertas que incluye cualquier página web en su presentación, y que se multiplican conforme se bucea en el contenido de una página.

Ante este riesgo, han tenido lugar algunos juicios por demandas de periódicos y otras empresas. En las primeras sentencias sobre este tipo de casos, sin embargo, los tribunales norteamericanos han sido favorables al mantenimiento de los links. Solo se han opuesto a aquellos que hacen aparecer una determinada información como propia de la página que contiene el enlace.

En el último caso, la Asociación Danesa de Editores de Periódicos ha interpuesto una demanda ante los tribunales, en la que se pide que Newsbooster, una empresa norteamericana, cierre su página o negocie el pago de los derechos de autor. Newsbooster es un sitio que ofrece una selección de noticias de 3.000 periódicos distintos, según palabras clave seleccionadas por el usuario. Sirve envíos periódicos por correo electrónico y, a diferencia de los buscadores habituales, como Google, cobra por sus servicios. El director de la Asociación danesa, Ebbe Dal, considera que “es injusto sustentar tu negocio sobre el trabajo que realizan otros”.

Avi Delman, operador de un sitio web en litigio con el Dallas Morning News de Belo Corp. -que prohíbe que se creen deep-links con sus sitios, pero que mantiene en el Providence Journal páginas que incluyen vínculos de ese tipo-, opina que si a los creadores de la Red mundial les hubieran parecido perjudiciales los enlaces, en vez de World Wide Web (telaraña mundial), “la hubieran llamado World Wide Straight Line” (línea recta mundial).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares