“Bild”, el diario más vendido de Europa, cumple cincuenta años

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 58s.

Berlín. Bild, el diario más vendido de Europa y el tercero del mundo, ha cumplido cincuenta años. El rotativo sensacionalista alemán, considerado uno de los medios más influyentes del país, tiene una tirada de cuatro millones de ejemplares y es leído diariamente por más de once millones de personas.

El editor alemán Axel Springer (1912-1985), ante el avance de la televisión como medio de comunicación de masas, tuvo la idea de sacar al mercado un diario informativo en el que las fotografías predominaran sobre el texto (Bild significa en alemán “imagen”).

Fiel a la concepción de su fundador, el rotativo se caracteriza todavía por sus titulares de portada, de gran tamaño pero cortos e impactantes, sus textos breves y sus grandes fotografías. La primera edición salió al mercado el 24 de junio de 1952 y en su primer año de vida alcanzó ya un millón de ejemplares.

En algunas temporadas, el diario, con sede en Hamburgo y más de mil periodistas empleados, ha llegado a tener tiradas de hasta 5,5 millones de ejemplares. Actualmente tiene diez veces más lectores que otros grandes diarios del país, como el Frankfurter Allgemeine Zeitung o el Süddeutsche Zeitung, publicaciones alemanas de referencia.

Con 31 ediciones regionales diferentes, tiene una extensión de 18 páginas de gran tamaño y un precio de venta de 45 céntimos de euro. Para llegar diariamente a sus más de 100.000 puntos de venta, se imprime en 14 lugares distintos, entre ellos Mallorca y Gran Canaria. A iniciativa del diario han surgido además publicaciones semanales especializadas en la mujer, el deporte, el automóvil y la informática, que en Alemania lideran sus respectivos mercados.

Bild dispone de un buen número de informaciones exclusivas y se le atribuye gran capacidad de crear opinión y, sobre todo, de captar el ambiente popular en el país. Por ello, desde hace años, pese a su nivel nada intelectual o especializado y a que gran parte de sus páginas se dedican al deporte y los sucesos, constituye una lectura obligatoria para la clase política y las personas influyentes del país.

Por citar algunos ejemplos, su titular en portada en medio de la conmoción popular desatada por la construcción del Muro de Berlín en 1961 fue “¡Occidente no hace NADA!”, rodeado de alambre de espino. Otra de sus portadas famosas fue en 1989 la publicada tras la caída de las fronteras de la extinta República Democrática Alemana (RDA): “Buenos días, Alemania. Ha sido un fin de semana bonito”.

Springer se sentía muy comprometido en la tarea de acabar con la división de Alemania. En 1963, cuando muchas empresas estaban abandonando Berlín en la época más dura de la Guerra Fría, el editor fijó su sede central en la ciudad y construyó un gran rascacielos junto al Muro. El régimen comunista de la RDA respondió construyendo en la otra parte de la frontera varios edificios de la misma altura que le taparan la visión.

En 1968, durante las protestas estudiantiles, el rotativo fue objeto de una gran polémica al tomar posición en contra de los manifestantes, a los que calificaba despectivamente de “jóvenes rojos” o “comunistas”, e iniciar una campaña contra su líder Rudi Dutschke. Cuando éste fue asesinado, la redacción fue arrasada por estudiantes, que prendieron fuego a kioskos y camiones de distribución.

Bild también está viéndose afectado por la caída de las tiradas de los diarios alemanes. En el primer trimestre de este año vendió una media diaria de 4,08 millones de ejemplares, casi un 5% menos que en los tres primeros meses de 2001.

Axel Springer Verlag AG es la principal editorial de publicaciones periódicas de Europa. Entre sus medios escritos se encuentran algunos tan importantes como Die Welt o Die Zeit. Actualmente, la empresa está pasando una grave crisis. El año pasado tuvo pérdidas por 198 millones de euros, la primera vez que registra números rojos desde su fundación en 1946.

El presidente de Springer, Mathias Döpfner, reconoció que los medios escritos pasan por su peor crisis desde hace más de medio siglo, diagnóstico que comparte la Federación de la Economía Publicitaria (ZAW). Además de la caída en las tiradas, los ingresos publicitarios de los diarios nacionales de Springer se redujeron en un 28% durante el primer trimestre de este año. Eso ha obligado a la eliminación de 1.400 de sus 14.000 empleos, a fusionar redacciones -como las de Die Welt y Berliner Morgenpos- y a reducir honorarios de sus colaboradores.

Vicente Poveda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares