¿Película con fumadores? No apta para menores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Motion Picture Association of America (MPAA), portavoz de la industria del cine, el vídeo y la televisión, y organismo encargado de marcar los criterios para establecer la edad de la audiencia a la que un producto se dirige, ha anunciado recientemente que incluirá entre ellos la aparición del tabaco y de personajes que fumen.

Hasta ahora, la aparición de menores fumando implicaba que la película recibiese la temida R, que significa que los menores de 17 años solo pueden verla en compañía de un adulto, con el recorte de ingresos que supone para las películas así calificadas. A partir de ahora, según el comunicado emitido por la MPAA, recibirán esa calificación aquellas películas en las que la aparición del tabaco sea “dominante”, en las que “fumar se presente de un modo atractivo” y no “haya un contexto histórico u otros” que den sentido a su presencia en la pantalla. Cuando esta calificación afecte a una película por dicho motivo se incluirán frases al inicio como “glamorized smoking” (aparición de fumadores de una manera atractiva) o “pervasive smoking” (presencia abundante de fumadores).

La nota afirma que “fumar es cada vez más un comportamiento inaceptable en nuestra sociedad”, y que con esto solo quieren que la calificación siga siendo una “herramienta educativa para los padres al ayudarles a tomar decisiones sobre las películas que son apropiadas para sus hijos”. Hay quien ha exigido, afirma el comunicado, una “R obligatoria” en todas las películas en las que aparezca el tabaco, lo que ha sido rechazado por la MPAA, que engloba a los grandes estudios y productoras de Hollywood.

En España, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) se ha hecho eco estos días del cambio en Estados Unidos y ha pedido que se declaren no aptas para menores de 18 años aquellas películas en las que aparezcan actores fumando “sin venir a cuento” o que muestren “sobredosis de escenas de tabaco”, y ha acusado a las tabacaleras de dar dinero a las productoras para promover el consumo de tabaco entre los menores. La propuesta del organismo médico ha sido respondida por algunos miembros del gremio cinematográfico con un rechazo generalizado. El presidente de Filmax, Julio Fernández, considera que “fumar en la calle es tan real como la vida misma. El cine se limita a reflejarla. No está prohibido. El día en que nadie fume, nadie fumará en las películas. ¿Por qué no se clasifican no aptas para menores las películas en las que se roba?”. El productor señala que “es más grave y preocupante que se vea normal robar películas o música”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares