¿Para qué queremos tantos canales?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 33s.

David Frost es un productor de televisión muy conocido en el mundo de habla inglesa por sus programas de entrevistas. En declaraciones a International Herald Tribune (9-X-95) opina sobre la posible proliferación de cadenas gracias a las futuras “autopistas de la información”.

Las noticias y documentales televisivos han demostrado ser una ventana abierta al mundo, que no recorta sino amplía horizontes. Pero, por supuesto, hay algunos programas que adormecen la mente: me refiero a comedias y concursos estúpidos, que sólo se distinguen por su vaciedad o por tentar a la codicia.

Esto no supone, en general, ningún maravilloso estímulo para mejorar la calidad, y lo preocupante es que, a causa de la multiplicación y fragmentación de los canales, ya no se puedan producir clásicos de gran presupuesto, como Las joyas de la corona o Retorno a Brideshead.

Ahora la gente puede acceder a 36 ó 48 canales, y no hay nada que quiera ver. Nadie dice: “¡Caray!, en este momento hay a la vez ocho programas distintos que me gustaría ver”. No sé si es factible o no, desde el punto de vista técnico, que haya 500 canales, pero no alcanzo a ver cómo podrían ser rentables. El resultado sería la reducción de los presupuestos por el exceso de cadenas competidoras.

[La fiebre de las fusiones] es, tal vez, una reacción ante el miedo a la fragmentación. Es también un tributo a la moda. En los medios de comunicación, dos sucesos hacen una moda. En cuanto se produce un par de macro-fusiones, la gente da por supuesto que estamos en la era de las macro-fusiones y que va a haber otras muchas. Creo que, con las dos recientes fusiones, hemos llegado al cenit y que en realidad ya no quedan muchas más por hacer.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares