Otros estrenos (30 enero 2015)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 10s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 30 de enero.

Annie

Director: Will Gluck

Guion: Aline Brosh McKenna, Will Gluck (libreto: Thomas Meehan; cómic: Harold Gray).
Intérpretes: Quvenzhane Wallis, Jamie Foxx, Rose Byrne, Bobby Cannavale, Cameron Diaz.
118 min. Todos

Annie, la historia de una huérfana que busca a sus padres y encuentra en su camino a un rico multimillonario con aspiraciones políticas, empezó siendo una tira cómica y en 1977 se convirtió en un musical. También fue llevada al cine por John Huston.

Este remake de Will Gluck tiene como puntos fuertes el exotismo de que la pelirroja Annie sea una niña afroamericana y un reparto de caras conocidas. Y como puntos débiles, casi todos los demás. Gluck copia la historia original, la endulza un poco más, la actualiza y punto. Respeta el apartado musical y los temas son reconocibles, pero no aporta ni el más mínimo trabajo de coreografía. Con todo, y para todos los miles de niños que no hayan visto Annie, la película es una oportunidad de disfrutar en familia una historia sencilla pero entrañable, con unos temas musicales emotivos… y de recuperar el musical en alguna versión de teatro o en la anterior adaptación cinematográfica.


Alma salvaje (Wild)

Director: Jean-Marc Vallée

Guion: Nick Hornby (autobiografía: Cheryl Strayed).
Intérpretes: Reese Witherspoon, Laura Dern, Gaby Hoffmann, Michiel Huisman, Thomas Sadoski.
115 min. Adultos. (X)

Después de que la desesperación por la muerte de su madre la lanzara a una vida de adicción a las drogas y al sexo, Cheryl Strayed decidió emprender un viaje de más de mil kilómetros en solitario, en pleno desierto, con el objetivo de encontrarse a sí misma. Basada en la autobiografía de Strayed, que esta convirtió en un best-seller, Alma salvaje recorre el camino de redención de una mujer que comienza el viaje hecha un auténtico guiñapo humano.

El material de partida es potente, pero Marc Vallée rueda de una manera áspera a un personaje también áspero. Su decisión de romper la narración –alabada por muchos–, a mí me aleja del personaje, que es lo único a que se puede agarrar el espectador. No entendemos a Strayed hasta el final, y es difícil hacer un recorrido tan largo y arduo con alguien al que no comprendes en absoluto.

Un drama adulto, triste y sórdido pero interesante a pesar de todo. Reese Witherspoon opta merecidamente a su segundo Oscar por esta interpretación.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares