Otros estrenos (12 octubre 2017)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 12 de octubre.

Fe de etarras

Director: Borja Cobeaga. Guion: Borja Cobeaga, Diego San José. Intérpretes: Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren, Gorka Otxoa, Tina Sáinz, Ramón Barea. 90 min. Jóvenes. (D)

Un comando de ETA se dispone a perpetrar un atentado aprovechando el mundial de fútbol en Sudáfrica. Borja Cobeaga presenta en Netflix una comedia tan hilarante como negra. El cineasta vasco conoce bien de lo que está hablando y entrega, junto a un puñado de gags muy bien construidos, una certera crítica a la falta de moral y, sobre todo, de inteligencia que rodea al terrorismo. En este caso, al terrorismo abertzale. Algo de esto había ya en Ocho apellidos vascos, una película quizás más divertida… pero con un mensaje mucho menos intencionado.

La cinta tiene buen ritmo y destacan las convincentes interpretaciones de un reparto que trabaja con frescura sus torpes y básicos personajes.

 

Una mujer fantástica

Director: Sebastián Lelio. Guion: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza. Intérpretes: Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera. 104 min. Adultos. (XV) 1 Oscar (Película extranjera).

Hace cuatro años ya, el chileno Sebastián Lelio llamó la atención por Gloria, el retrato de una madura mujer que ahogaba su soledad con encuentros casuales con hombres. En Una mujer fantástica, Lelio vuelve a los personajes atormentados para contarnos la vida de Marina, una mujer transexual que, de la noche a la mañana, pierde a su amante, Orlando, un hombre 20 años mayor que ella, casado y con una familia a su cargo.

Al margen de la defensa del colectivo LGTB, y la magnífica interpretación de Daniela Vega, la película tiene poco recorrido. Ni la lucha de Marina por hacerse visible en la sociedad que rodea a Orlando, ni la oposición de la familia llegan a conmover al espectador en ningún momento. Quizás porque todo está contado de forma esquemática. Al final, la cinta se desliza por un maniqueísmo que es difícil que satisfaga a ningún espectador.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares